La Saga de Gunnlaug Lengua de Serpiente (Cap 12)

Capítulo 12

Para volver ahora a Hrafn, él equipó a su barco en Leiruvag. Hay que mencionar aquí a dos hombres que acompañaron a Hrafn: los hijos de su padre Onund. Uno se llamaba Grim, otro Olaf, y ellos ambos eran unos personajes notables. Todos los parientes de Hrafn encontraban que su salida al extranjero era una gran pérdida; pero él declaró que tenía que retar a Gunnlaug a duelo por la razón de que no tenía ningún disfrute de su matrimonio con Helga y que hacía falta que uno de ellos pereciera de la mano del otro. Luego Hrafn se hizo a la vela hacia alta mar, el viento se había mostrado favorable, y abordó con su barco en Thrandheim. Permaneció allí cada invierno y se quedó, durante todo este tiempo, sin noticia alguna de Gunnlaug; él también lo esperó allí el verano siguiente y pasó todavía el segundo invierno en Thrandheim, en un lugar llamado Lifang.

Gunnlaug Lengua de Serpiente se había decidido a embarcarse con Hallfred, el escalda intratable, al norte, en Sletta. Terminaron sus preparativos muy tarde. Ellos se hicieron a la vela hacia alta mar, tan pronto como el viento le fue favorable, y abordaron en Ork-neyjar poco tiempo antes del invierno. Sobre estas islas reinaba en aquella época el jarl Sigurd Hlodvisson. Gunnlaug se encontró cerca de él en el transcurso del invierno y goza allí de toda su estima.

Hacia la primavera, el jarl hizo los preparativos de una expedición y Gunnlaug resolvió tomar parte. En verano navegaron en los alrededores de las Hébridas y de los fiordos escoceses y mondan numerosos combates. Por todas partes donde ellos llegaron, Gunnlaug se mostró como un compañero excesivamente valiente e intrépido y como un guerrero de los más experimentados. El jarl Sigurd regresó temprano durante el verano, mientras que Gunnlaug se embarcó en compañía de vendedores que hacían vela para Noruega. Sigurd y Gunnlaug se separaron en medio de grandes manifestaciones de amistad. Gunnlaug se dirigió hacia el norte, del lado de Hladir, en el país de Thrandheim, para visitar al jarl Eirik y llegó a su casa a principios del invierno. El jarl lo acogió amistosamente y lo invitó a quedarse cerca de él. Gunnlaug aceptó. El jarl había conocido lo que fue de sus altercados con Hrafn y dio a conocer a Gunnlaug que les prohibía expresamente pelearse en su territorio. Gunnlaug reconoció que tenía el derecho de tomar una decisión semejante; sin embargo se quedó allí cada invierno, pero se mostraba siempre taciturno.

Un buen día pasó que Gunnlaug salió acompañado por su pariente Thorkel. Ellos dejaron la propiedad y se adelantaron hasta dentro del campo, donde vieron a un grupo de hombres formando un círculo y, en medio, dos individuos en armas que se ejercitaban en el combate. Los dos se hacían llamar Hrafn uno y el otro Gunnlaug. Los espectadores hacían la observación que los islandeses apenas golpeaban con vigor y eran lentos en el discurso. Gunnlaug percibió que era sólo una burla destinada a llenarlo de vergüenza y se retiró sin decir una palabra. Poco tiempo después de esto, dio a conocer al jarl que no estaba dispuesto a soportar más tiempo los insultos y las burlas a las cuales la gente de su entorno se entregaba por el tema de su disputa con Hrafn y le rogó darle un guía para conducirlo al interior del país, a Lifang. Entonces el jarl sabía que Hrafn había dejado Lifang para ir de allí hacia Test, en Suecia; también concedió a Gunnlaug la autorización de ponerse en camino y le dio a dos guías para acompañarle en su viaje, Gunnlaug se fue pues de Hladir, con seis compañeros, para ganar Lifang. Él llegó allá por la noche el mismo día que Hrafn había dejado de madrugada, está en compañía de cinco hombres de allí, Gunnlaug se dirigió a Vcradal y llegaba siempre a la tarde al lugar donde Hrafn había estado la noche precedente. Gunnlaug continuó su viaje hasta la última granja del valle y que se llamaba SULA «la Columna». Hrafn se había ido de allí por la mañana. Entonces Gunnlaug no se detuvo más por el camino; él siguió por el camino inmediatamente durante la noche, y al día siguiente, al despuntar el día, ellos se vieron uno al otro. Hrafn había llegado a un lugar donde había dos lagos entre los cuales se encontraba un terreno llano conocido bajo el nombre de «llano de Gleipnir»; en uno de los lagos se adelantaba una pequeña franja de tierra llamada Dinganes. Es sobre este promontorio que se instalaron Hrafn y sus compañeros; ellos eran cinco en total. Entre ellos se encontraban particularmente sus parientes Grim y Olaf. Tan pronto como los adversarios se encontraron, Gunnlaug dijo: «Está feliz que nosotros nos hayamos encontrado. »-« No veo aquí ningún inconveniente, »respondió Hrafn; «ahora tienes la elección, » «haz como lo oyes; ¿quieres que nosotros todos combatamos o nosotros dos solamente? »Gunnlaug declaró que le gustaba tanto una manera como la otra, en ese momento, Grim y Olaf, los parientes de Hrafn, intervinieron diciendo que ellos no entendían el punto de quedarse inactivos durante la lucha. También fue la opinión de Thorkel el Negro, pariente de Gunnlaug. Entonces Gunnlaug les dice a los guías del jarl: tienen que quedarse sentados en esta plaza y no ayudarán a ninguno de los bandos con el fin de poder dar cuenta de las peripecias de nuestro combate. »Es lo que ellos hicieron. Luego de eso la lucha comenzó y ellos todos lucharon valientemente. Grim y Olaf se precipitaron juntos sobre Gunnlaug solo, y el combate acaba por la muerte de ellos dos, matados por Gunnlaug que no recibió ninguna herida. Este hecho es atestiguado por Thord Kolbeinsson en el canto que compuso sobre Gunnlaug Lengua de Serpiente:

Antes de atacar a Hrafn, Gunnlaug de su espada cortante mató a Olaf, valiente en el tumulto de Gondul, y a Grim también; el valiente, salpicado de sangre, se hizo el asesino de tres hombres intrépidos; el UII del corcel de las olas derribó a los guerreros. »Durante este tiempo, Hrafn y sus hombres se medían con Thorkel el Negro, pariente de Gunnlaug. Thorkel cayó bajo los golpes de Hrafn y dejó la vida. Finalmente, cuando todos sus compañeros sucumbieron, ambos adversarios se atacaron en un asalto furioso, lanzándose con violencia uno contra otro y se dieron mutuamente grandes golpes. Gunnlaug se servía de la espada que le había dado Ethelred; era un arma excelente. Por medio de esta espada él le da finalmente a Hrafn un golpe tan vigoroso que le cortó un pie. Sin embargo éste no cayó por esta causa; él se retiró hacia el tronco de un árbol y se apoyó allí. Entonces Gunnlaug dijo: «Tú he aquí incapaz de luchar, »él dice; «tampoco quiero pelearme más tiempo con un hombre mutilado como lo eres. Hrafn respondió: «es verdad, »dice", que la suerte me jugó muy feo; sin embargo, si pudiera beber, esto todavía me haría bien. » - « Pero no me engañes, »respondió Gunnlaug,« si te doy agua en mi casco. « Hrafn respondió: «No te engañaré. »luego de eso, Gunnlaug fue hasta la orilla de un arroyo, sacó agua en su casco y lo dio a Hrafn. Éste tendió la mano izquierda y de la espada que tenía en la mano derecha golpeo en la cabeza de Gunnlaug que recibió una herida muy grave, «me engañaste indignamente, »exclamó Gunnlaug, y actuaste de modo tan infame que confié en ti. »Hrafn respondió: «Es bien cierto; pero lo que me incitó a hacerlo, es que no soporto que abraces a Helga la Bella. »

En esos momentos, se atacaron de nuevo con rabia y la lucha acabó con la victoria de Gunnlaug sobre Hrafn. Este último dejó allí la vida. Los guías del jarl se adelantaron y vendaron la herida que Gunnlaug llevaba a la cabeza. Él se sentó, entretanto y dice esta estrofa:


« El valeroso que suscita la tempestad de las armas, Hrafn, el tronco del asalto, este campeón, verdadera muralla del ejército, nos atacó muchas veces valientemente en medio del estruendo de las lanzas; aquí, sobre los peñascos de Dinganes, las espadas se estremecieron violentamente esta mañana alrededor de Gunnlaug.»

Después, ellos enterraron a los muertos; ayudaron luego a Gunnlaug a montar a caballo y volvieron con él hasta Lifang. Quedó allí acostado tres noches todavía y recibió las bendiciones supremas de la mano del sacerdote. Él murió entonces y fue inhumado cerca de la iglesia. Todo el mundo reconoció que era muy lamentable que Gunnlaug y Hrafn ambos hubieran encontrado la muerte en esas circunstancias.

Capítulo 11 /Cont
Capítulo 10
Capítulo 9
Capítulo 8
Capítulo 7
Capítulo 6
Capítulo 5
Capítulo 4
Capítulo 3
Capítulo 2
Capítulo 1
Original en francés


Share on Google Plus

About Gaby F

lectora, estudiosa de la historia antigua, especialmente la mitología germánica, indoeuropea. ".
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 berserkers opinando: