La Saga de Gunnlaug Lengua de Serpiente (Cap6)

Capítulo 6

En Inglaterra reinaba en aquella época el rey Ëthelred, hijo de Edgar. Era un príncipe excelente, quien tenía entonces su residencia al oeste, en Londres.
Antes de la conquista de Guillermo el Bastardo, Inglaterra tenía la misma lengua que Noruega; desde ese acontecimiento hablamos allí el lenguaje de Francia, porque Guillermo era originario de este país.
Gunnlaug fue en seguida cerca del rey para presentarle sus homenajes. El rey le preguntó de qué país era. Gunnlaug se lo dijo y añadió: A pesar de la longitud del trayecto, señor, vivamente aspiré a encontrarle, porque compuse un canto en su honor y querría hacérselo conocer. “El rey consintió a oírlo. Gunnlaug recitó su poesía de manera elegante y enérgica. He aquí el estribillo:
“Todo el mundo habla del magnánimo príncipe de Inglaterra, como de un dios; la generación del rey belicoso como la del hombre del pueblo veneran a Ethelred. " El rey se lo agradeció por sus versos y le dio como recompensa un abrigo escarlata guarnecido de la piel más rica y adornado en la extremidad inferior con un ribete de oro y lo acogió entre la gente de su séquito. Gunnlaug se quedó cada invierno en la corte del rey.
Entonces, un día Gunnlaug encontró a tres hombres en el camino. El que marchaba a su cabeza se llamaba Thorgrim; fue grande y fuerte y dijo: " hombre del Norte, préstame un poco de dinero." Gunnlaug repuso: " casi que no me parece prudente prestarte ya que me eres desconocido. " El otro prosiguió: " te lo devolveré el día fijado. " - " entonces podemos arriesgar, " dice Gunnlaug, y le dio el dinero." Poco tiempo después, Gunnlaug fue a encontrar al rey y le habló de este préstamo de dinero. El rey dijo: " esto te traerá mala suerte; es un individuo de los más malos, un gran bandolero y un vikingo; no tengamos nada que desenredar con él; te restituiré la suma. " Gunnlaug respondió: " seríamos dignos de compasión bien, nosotros, hombres de tu séquito ¡Causamos perjuicio a inocentes y dejaríamos igualmente a gente apoderarse de nuestra propiedad! Esto jamás llegará. “
Poco después, encontró a Thorgrim y le reclamó su dinero. Éste respondió que no le devolvería en absoluto. Entonces Gunnlaug dice esta estrofa:
“¡Modi del ruido de las armas! Es una resolución funesta de tu parte el de retenerme mi dinero; engañaste por tu astucia el que enrojece la punta de la espada. Sabed que me llamo Lengua de Serpiente - no es sin razón que recibí este nombre en mi juventud - veo aquí la ocasión de probarlo. " " Ahora te ofrezco la elección, " dice Gunnlaug; " o me devolverás mi dinero o irás a duelo conmigo al muelle en el plazo de tres noches. " El vikingo se echó a reír y respondió: " nadie todavía tuvo la audacia de provocarme en duelo, más de uno sucumbió bajo mis golpes; Sin embargo totalmente estoy dispuesto a aceptar. " Luego de estas palabras se separaron. Gunnlaug le contó al rey lo que había sobrevenido entre Thorgrim y él. El rey dijo: " tú te has comprometido a un asunto muy peligroso, porque este hombre embota el hierro a cualquiera que sea. Vas a seguir mis consejos, Gunnlaug, " añadió el rey, " he aquí una espada que quiero darte; es con aquella que combatirás, pero le mostrarás a tu adversario la que tuviste hasta aquí.
Gunnlaug cordialmente le agradeció.
Entonces, cuando los adversarios se encontraron en el campo cerrado, Thorgrim preguntó a Gunnlaug cuál era la espada con la cual proponía luchar. Éste se la mostró blandiéndola; pero " había atado a su mano la correa fijada sobre la empuñadura del obsequio real. " No temo en absoluto esta arma, " exclamó el vikingo, percibiendo la espada corta, y con su arma golpeó sobre Gunnlaug y estuvo a punto de henderle el escudo de arriba abajo. Gunnlaug devolvió el golpe por medio de la espada que el rey le había regalado; el vikingo creía que su adversario se servía de su arma acostumbrada y se encontraba desarmado; Gunnlaug sin vacilar le dio el golpe de gracia. El rey le agradeció por esta hazaña que le valió mucha gloria en Inglaterra y a lo lejos en otros países.
En primavera, cuando los barcos fueron sacados a flote, Gunnlaug le pidió a rey Ethelred la autorización para volver al mar. El rey quiso saber por qué deseaba volver a viajar. Gunnlaug respondió: " quiero cumplir lo que prometí y proyecté ", y dice esta estrofa:
“El destino quiere que visite los países de tres reyes y los dominios de dos jarls; es la promesa que les hice a los que me dieron el barco. Estaré de vuelta antes de que el heredero del dispensador de las riquezas me regale la capa de dragón del brazo para sostenerle contra el ataque de la Gefn de la espada. " " Que sea así, escaldo, " dijo el rey y le dio una sortija que pesaba siete onzas; " pero me prometerás volver el otoño próximo, porque a causa de tu dirección y a causa de tu coraje no quiero separarme de ti. "



Capítulo 5
Capítulo 4
Capítulo 3
Capítulo 2
Capítulo 1
Original en francés
Share on Google Plus

About Gaby F

lectora, estudiosa de la historia antigua, especialmente la mitología germánica, indoeuropea. ".
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 berserkers opinando: