Las Hadas - WAGNER

Richard Wagner (Leipzig 1813 - Venecia 1883) no pudo ver estrenada esta obra pues el estreno tuvo lugar en 1888, es decir, 5 años más tarde de la muerte del compositor.
El libreto, aunque obra de Wagner, se basa en una obra teatral de Carlo Gozzi (1720 - 1806) titulada "La dama serpiente" y en él ya se perfilan los temas que el maestro irá desarrollando y ampliando a lo largo de su posterior producción lírica: prohibición de hacer preguntas sobre el origen, amor entre mortal e inmortal, sucesivas pruebas que hay que vencer y sobre todo la redención por el amor.
El estreno tuvo lugar, a pesar de la fuerte oposición de Cósima Wagner, viuda de Richard, en Munich, Teatro de la Corte, el 29 de junio de 1888.

Libreto


LAS HADAS

Personajes

REY DE LAS HADAS-Padre de Ada-Bajo
ADA-Hada,Esposa de Arindal -Soprano
ARINDAL-Rey de Tramand-Tenor
LORA-Hermana de Arindal-Soprano
MORALD-General, Amante de Lora -Barítono
DROLLA-Dama de Lora-Soprano
GERNOT-Oficial de Arindal-Bajo
FARZANA-Hada-Soprano
ZEMINA-Hada-Soprano
GUNTHER- Noble de Tramand-Tenor
HARALD- General de Tramand- Bajo


La acción se desarrolla en un lugar y época legendarios.

PRIMER ACTO


(Un jardín de hadas. Coro de hadas donde
están Zemina y Farzana)

CORO
¡Volad hacia aquí!
¡Volad hacia allá!
¡Felices y delicadas, hadas deliciosas!
¡La eterna belleza nunca muere!
Los huracanes que se abaten
sobre otros mundos,
acarician gentilmente a este reino.

FARZANA
¿Por qué estás tan triste, Zemina?

ZEMINA
¿Cómo podría estar feliz,
cuando nuestra reina se irá para siempre?

FARZANA
¿Ya das por perdida a Ada
que libremente renunciará
a su inmortalidad
para poseer al audaz mortal
de quien está locamente enamorada?

ZEMINA
Bien sabes que ella puede convertirse en mortal,
pues aunque su madre era una hada,
su padre fue un mortal.

FARZANA
Pero ¿recuerdas qué condición les impuso
a ambos el rey de las hadas?
Créeme, el mortal nada podrá hacer;
y Groma, el mago amigo suyo,
no podrá con nuestro poder.
Ada se quedará con nosotras por siempre.

ZEMINA
¡Unamos nuestros esfuerzos para salvarla!

ZEMINA, FARZANA
¡Hadas¡
¡Espíritus innumerables!
¡Venid en nuestro auxilio! ¡Escuchad!

(Las hadas y espíritus rodean a ambas)

¡Ayudadnos a triunfar!
¡Separemos al mortal
de nuestra amada Hada!

HADAS, ESPÍRITUS
¡Juramos que os prestaremos
nuestra ayuda y apoyo!
¡Ella permanecerá inmortal!

ZEMINA, FARZANA
¡Ayudados a triunfar!
¡Separemos al mortal
de nuestra amada Hada!

HADAS, ESPÍRITUS
¡Para realizar esa tarea os prestaremos
nuestra ayuda y apoyo!
¡Ella permanecerá inmortal!

(Todos se van. Aparece un pasaje rocoso.
Gernot entra por un costado,
Morald y Gunther por el otro)

GERNOT
¿Qué veo? ¿Morald aquí... y Gunther también?

MORALD
¿Qué? ¡Gernot!

GUNTHER
¡Oh, ven a mis brazos!

(Gernot y Gunther se abrazan)

GERNOT
¡Qué diablos! Dime, ¿qué te trae por aquí?

GUNTHER
¡Cuenta tú! ¿Qué ha sido de tu vida?

GERNOT
¡Está bien, os contaré!
Sabéis que hace ocho años desaparecí,
junto con Arindal.
Habíamos venido a cazar
y cuando estaba anocheciendo
el ciervo mas hermoso jamas visto
apareció ante nosotros.
Arindal intentó cazarlo,
con incansable esfuerzo,
pero nunca pudo alcanzarlo.
Hasta que llegamos a un río
donde el animal desapareció de nuestra vista.
La desesperación se había apoderado de Arindal,
cuando escuchamos una voz
que conmovió profundamente al príncipe
con su dulce y encantador sonido.
Él, súbitamente, saltó al río,
y yo, fiel servidor, también.

GUNTHER
¡Increíble!

MORALD
¡Continúa, amigo!

GERNOT
Yo pensé que estaba muerto,
pero cuando finalmente desperté,
me encontré en un castillo magnífico.
Arindal estaba reclinado
a los pies de una hermosa mujer.
Reclinándose sobre él, le dijo:
"Te amo tanto como tú me amas,
pero antes de ser totalmente tuya
tendrás que vencer una prueba:
hasta que hayan pasado ocho años
nunca debes preguntarme quien soy".
¡A pesar de mi fuerte oposición
Arindal accedió a sus deseos!
Cuándo se casaron, no lo sé;
pero ya han engendrado dos niños.
Casi ocho años pasaron,
y aunque extrañaba mi hogar,
vivía alegre y lujosamente... hasta ayer,
cuando nuestro amado príncipe
angustiado por la curiosidad
preguntó a su esposa
su nombre y origen.
Súbitamente oímos un trueno
y ella desapareció
con castillo y sirvientes.
Vagando hasta este desolado lugar
ahora busca desesperadamente
Arindal a su esposa.

GUNTHER
¡Oh, prodigio de los prodigios!

GERNOT
Pero os pido que me digáis:
Mi amada Drolla ¿vive todavía?

GUNTHER
Vive y llora constantemente por ti.

MORALD
¡Y para verla, volved con nosotros
Arindal y tú inmediatamente!

GERNOT
¡Oh, mirad, ahí viene!
¡Parece trastornado!

MORALD
Salgamos de aquí y guarda silencio
acerca de nuestra presencia.
Groma nos ha informado
la forma de irnos...

(Sus últimas palabras se hacen inaudibles
mientras sale con Gernot y Gunther)

ARINDAL
¿Dónde te hallaré? ¿Dónde está mi consuelo?
¡Has desaparecido, y contigo mi felicidad!
En cada rincón, en cada lugar,
he dirigido mi incansable mirada.
¡En cada valle, en cada cima,
se han escuchado mis ardientes suspiros!
¡Pero mis esfuerzos son vanos!
La maleza resuena con tu nombre
y su eco burla mi tormento.
Sólo "Ada, Ada", exclama
pero sin respuesta "Arindal".
¡Tus ojos no brillan mas en mí!
¡Tu seno no me da calor!
¡Tus besos no calman mis ardientes labios!
¡Tus brazos no me abrazan mas,
sólo siento el frío de la muerte!
¡Soy la tristeza!
¿Fue todo un sueño?
¿Dónde estás, ah, dónde estás,
por qué has desaparecido?
¿Dónde puedo dirigir la mirada
para volver a encontrarte?
Mi único rayo de sol está a tu lado.
Sólo contigo está la vida.
¡Tu separación es la muerte
y la noche eterna!
¡Oh, déjame encontrar otra vez la vida,
líbrame de las garras de la muerte!
¿Dónde estás? ¿Dónde estás?
¿Por qué has desaparecido?
¡Oh, pon fin a mi tormento,
y llévame contigo!

(Gernot entra y observa a Arindal)

GERNOT
¡Ahí estáis, sumido en vuestra propia lástima!
¿En qué os ayudarán vuestros lamentos?
¡Abandonad este lugar y seguidme a la patria!

ARINDAL
¿Abandonar a mi esposa?... ¡Cállate!

GERNOT
¿Ella, vuestra esposa?
¿Abandonarla?
Estuvo con vos
sólo para divertirse,
ahora que ya se cansó...
¡Se ha escapado!

ARINDAL
¡Qué tonterías!

GERNOT
En una palabra: a quien llamáis esposa,
es una bruja. ¡Una vieja bruja maldita!

ARINDAL
¡Cállate!

GERNOT
¿Sabéis la historia de Dilnovaz?

ARINDAL
¿Qué tiene que ver con esto?

GERNOT
Escuchad y lo sabréis.

(Arindal, exhausto, se recuesta
al lado de una gran roca)

Había una vez una maldita bruja
Llamada Lady Dilnovaz.
Era tan fea y tan vieja
como nadie se pueda imaginar.
Pero en un dedo llevaba un anillo
que la hacía joven y bella...
¡Una mujer de esa belleza
nunca había sido vista!
Un día conoció a un rey
que quedó tan hechizado
¡que la hizo reina
tomándola por esposa!
Tan ciegamente infatuado estaba,
que sólo tenía ojos para ella,
ignorando completamente
lo que ocurría a su alrededor.
Un día la halló en otros brazos
en un apasionado abrazo.
¡Velozmente sacó su daga
y furioso la atacó!
Sólo le cortó el dedo
donde ella usaba el anillo:
¡Y en lugar de su hermosa amada
se encontró con una horrible vieja!

(Gunther entra disfrazado como
un sacerdote anciano y venerable.
Se mueve con lentitud a la vez que canta.)

GUNTHER
¡Arindal!

ARINDAL
¡Oh, venerable anciano!
Habla, ¿qué quieres, qué deseas?

GERNOT
(Para sí mismo)
¡Oh, trampa endemoniada!
¿Quién reconocería a ese bribón?

GUNTHER
Me llaman el Santo Sacerdote
y el amor me ha traído hasta ti.

ARINDAL
¡Oh, maravilla! ¡Habla, Santo Sacerdote!

GERNOT
(para sí)
¡Yo mismo lo tomaría por un santo!

GUNTHER
¡Oh, rey, has sido engañado
por una diabólica mujer!
Vengo a prevenirte
y a salvarte de sus lazos.

(patéticamente)

¡Pues quien se le entregue,
traiciona a Dios y a su reino!

ARINDAL
¡Horror! ¡Qué estoy oyendo!

GERNOT
(Para sí)
¡Qué convincentes palabras dice!

GUNTHER
¿Has visto los animales salvajes
que viven en estas montañas?
Una vez fueron seres humanos,
pero ahora están hechizados por ella.
¡Si ahora no me sigues,
te aguarda el mismo destino!

ARINDAL
¡Cielos, es posible
que haya sido engañado por ella?

GERNOT
(para sí)
¡Ja, ja, esto si que es divertido!
¡Qué engaño tan ingenioso!

GUNTHER
¡Si me sigues inmediatamente
estarás salvado,
pero si te quedas aquí
de seguro morirás!

ARINDAL
¿Tendré que abandonar
a la que amo tan profundamente?

(Mientras Gunther dice a
Arindal que se tiene que ir,
se transforma entre rayos
y truenos en su forma original)

ARINDAL
¿Qué veo? ¿Tú? ¡Gunther!

GERNOT
¡Diablos!

GUNTHER
¡Oh, Ay!... ¿Qué me ha sucedido?

GERNOT
¡El disfraz ha desaparecido!

ARINDAL
¡Qué cruel ofensa
intentar engañarme tan vilmente!
¡Oh, gracias, amada Ada,
todavía seguramente me amas!
¡Su engaño ha desaparecido
por el poder de tu amor!

GUNTHER, GERNOT
(para ellos)
¡Nuestro plan
ha fracasado!
¡Su decisión no ha cambiado
y no vendrá pues con nosotros!

(El crepúsculo ha caído, Morald entra
disfrazado como el difunto padre de
Arindal.)

MORALD
¡Arindal!

ARINDAL
¡Dios! ¿Qué veo?
¡Mi padre aquí!
¿Qué nueva trampa es esta?

GUNTHER, GERNOT
(para ellos)
¡Qué burdos son sus gestos y su disfraz!

ARINDAL
Habla. ¿Eres mi padre?

MORALD
No soy tu padre.
¡Soy la sombra de tu padre!
¡Morí de pena cuando pensé
que te habías perdido para siempre!

ARINDAL
¿Seguro que no es un engaño?
¡Oh, Dios, mi padre está aquí!

GUNTHER, GERNOT
¡Que espantoso horror me invade!
¡Es su padre!

MORALD
¡Vine para advertirte
que tu reino está sumido en la aflicción!
El cruel rey Morold atacó,
tras de mi muerte, al reino.
Los campos están devastados.
Sólo se mantiene una ciudad
defendida por tu hermana
con las últimas reservas de tropas.
¡Y aquí estás tú,
vagando tras una de pena de amor!

ARINDAL
¡Oh, horrible noticia!
Tu reproche, padre, me conmueve.

GUNTHER, GERNOT
(para ellos)
¡Mira como está de afectado! ¡Sigue, sigue!

MORALD
¡Debes dejar este lugar
y seguirme de vuelta al reino!
¡Tu patria necesita de tu brazo
y tu hermana pide tu ayuda!

ARINDAL
¡Oh, cielos! ¿Es posible?
¡El destino me conmueve!

MORALD
¡Si vienes con nosotros ahora
podrás salvar tu reino;
pero si continuas aquí,
todo, todo, morirá!

ARINDAL
¡Debo abandonarla,
el cruel destino me llama!

GUNTHER, GERNOT
(para ellos)
¡Seguro que ahora sí cambiará su decisión
y volverá con nosotros!

(Mientras Arindal está por ir con
Morald, éste es súbitamente
transformado, entre rayos y
truenos a su aspecto original)

ARINDAL
¿Qué? ¿Morald? ¿Trampas otra vez?

GUNTHER, GERNOT
(para ellos)
¡Oh, la desdicha nos golpea otra vez!
¡El disfraz ha desaparecido!

ARINDAL
¡Oh, Morald, querido amigo!
¿Tú también te burlas de mí?

MORALD
¡Perdonad mi señor! Nuestro ingenioso truco,
ha sido aplastado por algún poder extraño.
No os enojéis.
Dejadme hablar de amigo a amigo.

ARINDAL
¿Es cierto que mi padre ha muerto?

MORALD
¡De pena amarga, por vuestra causa!

ARINDAL
¡Oh, destino cruel, qué tristeza!

MORALD
Lo que os he dicho sobre la patria
mientras estaba disfrazado,
lo repito ahora con honesta verdad.
Soy vuestro amigo de siempre:
¡El hermoso reino está en la ruina!

ARINDAL
¡Es suficiente! ¡Adelante, iré con vosotros!
¡Ah, lo único que amaba
lo perderé para siempre!
Marchad que yo descansaré un rato,
luego me incorporaré a vosotros.
¡Debo dejarla para siempre,
no puedo cambiar mi decisión!

GUNTHER, MORALD, GERNOT
¡Oh, qué felicidad! ¡Él consiente en venir!
¡Por fin modificó su intención!

(Todos, menos Arindal,
se salen)

ARINDAL
Pronto te dejaré para siempre, querida esposa.
¿Por qué no estás aquí?
¿Ni un beso, ni una lágrima
para el marido que se va?
¡Mujer cruel, adiós, adiós para siempre!
¡Iré a pelear por mi patria
y allá sólo espero morir!

(Cuando se dispone a partir, se siente
súbitamente cansado y lentamente
se recuesta junto a una roca.)

Pero ¿qué es lo que me sucede?
¡Quiero partir y mis pies me lo impiden!
Mis ojos se cierran...
¿Es sueño lo que me atrapa?
¡Lo siento, adiós amor mío,
así te deja tu marido!

(Él se duerme. La escena se transforma en
un jardín de hadas: al fondo hay un palacio
magnífico. Ada sale del palacio vestida con
un vestido fantástico)

ADA
¡Oh, cómo lloro por lo que antaño fue
tan sublime y hermoso!
¡La inmortalidad se ha transformado
en un triste y doloroso destino!
¡Pos su amor,
renunciaré a la inmortalidad!
¡Que duro y difícil fue
intentar ganarlo para la eternidad!
¡Sólo me queda
lamentar y llorar mi destino!
¡Me sacrificaré
y seré una mortal!

(Arindal se despierta gradualmente)

ARINDAL
¿Dónde estoy? ¿A qué lugar divino
me ha llevado mi hermoso sueño?
Y aquí... ¿sueño?...¡es mi esposa!

ADA
¿Me reconoces? ¡Desagradecido y amado!
¿Estás planeando abandonarme?

ARINDAL
Ada ¿eres tú a quien veo?
¡La alegría me posee!
La ilimitada felicidad
encontraré una vez mas.
¡Tenerte otra vez y en tus brazos
olvidar la amarga tristeza!

ADA
¡Enfría tu pasión
y controla tu emoción!
¡Estoy nuevamente ante ti
por un nuevo y peor tormento!

ARINDAL
¿Por qué hablas de tormento?
¡Eres mía para siempre
y mi alegría es estar contigo!

ADA
¡Infeliz! Tengo poco tiempo.
¡Y luego seré separada
para siempre de Arindal!

ARINDAL
¡Nunca te dejaré,
nunca te abandonaré!

ADA
(con tristeza)
Te bastará un solo día
para olvidarme.

ADA, ARINDAL
Aunque el destino quiere separarnos,
aún te tengo en mis brazos.
¡La desesperación nos amenaza a ambos
salvo que venza nuestro amor!
¡Hagamos que nuestro amor triunfe!

(Entran Gunther, Morald y Gernot
y un grupo de compañeros)

MORALD
¡Vamos, Arindal, ven con nosotros ya!
¿Qué veo?... ¡Dios! ¿Dónde nos encontramos?

GUNTHER
¿Y esa hermosa mujer?

GERNOT
Entiendo...
¡Es su mujer, la bella bruja ha vuelto!
Todo está perdido...
¡Ya no regresará con nosotros!

CORO
¡Es una mujer divina!

MORALD
¡Nunca vi tan amorosa belleza!

CORO
¿Alguna vez se vio tanta belleza?

MORALD
Ahora entiendo al rey...

GUNTHER, MORALD, CORO
¡Estoy mareado por su belleza
y por el radiante brillo de sus mejillas!

GERNOT
¡Ah, esto excede la decencia!
¡Mirad sus pintarrajeadas mejillas!

ARINDAL
¿Cómo cumpliré mi promesa?
¿Cómo podré irme, como marcharme?

GUNTHER, MORALD, CORO
¡Se hace difícil recordarle
que nos tiene que seguir!
¡Es una mujer divina!
¿Se vio antes tanta belleza?
¡Nunca vi tanto amor!
Ahora entiendo al rey.

ADA
¡Estoy triste! ¡Mis tormentos continúan!
¡Vienen a decirme que mi padre ha muerto!

(Farzana y Zemina encabezan una procesión
de hadas)

FARZANA
Tu padre ha sucumbido
al destino de todos los mortales.

ZEMINA
¡Desde los lugares más lejanos
han venido todos
para honrar a su nueva Reina!

CORO DE HADAS
¡Salud a nuestra reina!
¡Salud, hermosa Ada!
¡Vuestro pueblo
saluda a su nueva soberana!

ADA
¡Oh, quisiera no haber escuchado
esos sonidos de alegría!
¡Son nuevas cadenas
para mi infeliz destino!

ZEMINA, FARZANA
(para ellas)
Todo esto la atará con nuevos lazos
a su inmortalidad.
¡Por que si fuese mortal,
perdería su imperio!

GUNTHER
¡Creo que nunca
he visto nada igual!

MORALD
¡Que será todo esto,
es difícil entenderlo!

GERNOT
¡Todo es una absurda ilusión,
engaño y falsedad!

ARINDAL
Dime, querida esposa,
¿qué significa todo esto?

ADA
Has oído que me tratan de reina.
¡Ya lo sabes, pero no preguntes!
¡Por que lo que ves alegre
es para mí un dolor amargo!
¡Ahora debo dejarte de nuevo
y tú retornarás con tus amigos!

ARINDAL
¡Oh, Dios! ¿Debo separarme de ti?

ADA
Por ahora... y quizás para siempre.
¡Oh, si pudiera contártelo todo,
pero mi destino me lo prohíbe!

ARINDAL
Dime al menos, ¿cuándo te volveré a ver?

ADA
Mañana, ¡oh, amargo encuentro!

ARINDAL
¡Mañana, mañana! ¡Qué felicidad!

ADA
¡Me verás para tu desgracia!

ZEMINA
(En voz baja a Farzana)
¡Tú sabes, él debe prometer
que nunca la maldecirá!

FARZANA
(En voz baja)
¡Pero no podrá cumplir su promesa
y el perjurio lo condenará!

ADA
Atiende bien lo que te digo.
Pese a lo que puedas ver mañana,
aunque te pueda aterrorizar,
aunque te parezca calamitoso,
¡oh, Arindal, no te confundas
y no maldigas a tu esposa!

ARINDAL
¿Qué es esto? ¿Dudas de mí?

ADA
Entonces sé firme y júrame...

(rápido)

¡No, no jures!

ARINDAL
¡Te lo juro!

ZEMINA, FARZANA
¿Oíste?... ¡Lo ha jurado!

GUNTHER, MORALD, GERNOT, CORO
¡Ha jurado!

ADA
(se aparta con terror)

¡Oh, dolor, has jurado!

GUNTHER, MORALD, GERNOT
¿Qué puede significar
el juramento?
Ella lo teme tanto
que está temblando.

ZEMINA, FARZANA
(para ellas)
Él ha jurado
y ya no puede retractarse.
¡Su juramento lo destruirá
y lo apartará de Ada!

ARINDAL
¡Lo que he jurado
soportará la prueba de la fe!
¡Así como la amo profundamente
mi juramento permanecerá sagrado!

ADA
(para ella)
¡Ojalá él nunca hubiera hecho
ese terrible juramento!
¡No lo podrá cumplir
y por ello morirá!

CORO DE HADAS
¡Oye nuestro alegre himno,
te saludamos como princesa!
¡Que las loas a nuestra reina
resuene en todo el espacio!
¡Salud a ti, Ada! ¡Salud a nuestra reina!

GUNTHER, MORALD, GERNOT, CORO
Vuelve con nosotros,
regresa a tu reino.
¡Si sigues aquí mas tiempo,
tu reino y tu hermana morirán!
¡Ven, rey,
síguenos de vuelta a tu patria!

ARINDAL
Nuestros brazos deben separarse
hasta el momento de nuestro feliz reencuentro.
¡Te di mi palabra y la mantendré,
aunque deba morir por ella!
¡Adiós, querida esposa,
permaneceré tuyo para siempre!

ZEMINA, FARZANA
¡Ven, despréndete de sus brazos,
tu pueblo quiere verte coronada!
¡Que nada te detenga por mas tiempo,
recibe el homenaje que te deben!
¡Vamos pronto!
¡Vamos, Ada!
¡Síguenos al alegre festival!

ADA
Ahora nuestros brazos deben separarse.
¡Pronto nos reuniremos!
¡Te ruego que mantengas tu palabra,
para que no mueras conmigo!
¡Adiós mi Arindal,
permanéceme fiel para siempre!

(Ada sale sobre un carro triunfal)


Acto II

SEGUNDO ACTO


(Entrada del palacio de Arindal, en la capital
del reino. Coro de guerreros y pueblo)

CORO
¡Estamos perdidos!
¡Nos atacan y estamos indefensos!
¡El enemigo ya está en los muros
y amenaza con destruirnos!
¡Que hasta ti lleguen, Dios,
nuestros gritos desesperados!
¡Óyenos y apóyanos con fuerza!
¡Nuestros corazones están aterrorizados
pues nuestras plegarias son en vano!
¡Nos espera la aniquilación
y una muerte dolorosa!

LORA
(Entra vestida con armadura)
¿Por qué tenéis ese miedo mortal?
¿Para qué llenar el espacio de gemidos?

CORO
¡Nos atacan nuevamente!
¡Nuestro destino es la aniquilación!

LORA
¡Cobardes! ¿Por qué desistís?
¿En quien ha caído mas infelicidad que en mí,
que soy una débil mujer?
¡Mi padre murió y mi hermano desapareció
junto a su más fiel amigo!
Aquí estoy sola y luchando
contra aquel que me exige
que sea su esposa.
¡El reino no se perderá
si Arindal llega a nosotros a tiempo!

CORO
¡Mujer infeliz! ¡Quizá Arindal no vuelva!

LORA
¡Qué decís! ¡En verdad que soy desdichada!
Despertáis en mi corazón malos presagios.
¡Él nunca regresará!
¡Oh, mi esperanza desaparece,
pues él era mi único consuelo!
¡Tú, que me cobijaste con ternura
en tiempos de sufrimiento horrible!
¡Ver a mi hermano de nuevo
es mi ansiada esperanza;
abrazar al amigo otra vez,
mi más ferviente deseo!
¡Pero si ninguno regresa,
horrible es el destino que me aguarda,
pues moriré
totalmente abandonada!

(Entra un mensajero)

EL MENSAJERO
¡Salve!
¡Te traigo buenas noticias!
¡Morald con Arindal vienen de regreso!

CORO
¿Qué dices? ¡Dios! ¿Será posible?

LORA
¡No lo puedo creer! ¿Dónde los viste?

EL MENSAJERO
¡Yo fui con los demás a buscar al rey,
lo hallamos y lo persuadimos para que regresase!

LORA
¡Vuelven!
¡Estoy fuera de mí de felicidad!
¡Poseída por el éxtasis!
¡Puedo sentir mi pecho agitado
y mi corazón excitado!

CORO
¡Qué gran alegría,
los amigos están de regreso!
¡De nuevo renace la esperanza!
¡Cada corazón late con éxtasis!
¡Oh rey! ¡Tu pueblo te da la bienvenida!
¡Tu vuelta torna la tristeza en alegría!

(Lora sale y regresa con
Morald y Arindal)

ARINDAL
¡Oh, detened esas muestras de alegría
pues me traen dolorosos recuerdos!
¡El solio real se ha convertido
en la mortaja de mi padre!

MORALD
¡Oh, Lora, lo que te prometí,
pese a todos los peligros, lo he cumplido!
¡He traído a tu amado hermano!
¿Recuerdas mi dulce premio?

LORA
¿Qué premio puedo darte en pago
a esta extraordinaria felicidad?
¡Mi amigo y mi hermano han vuelto,
todas mis penas terminaron!

LORA, MORALD
(para ellos)
Mi alma ya presagia
el destino feliz que le espera.
¡La libertad de la patria se acerca
y el amor me llama a sus brazos!
¡El sufrimiento desaparece
y la alegría toma su lugar!
¡Marchemos, pues, a la última batalla
que nos llevará a la victoria!

ARINDAL
(para sí)
Un destino horrible me aguarda.
Siento que pierdo la esperanza.
El sufrimiento de la patria
aumenta aun más mi agonía.
¿Cómo soportaré este tormento?
¿Cómo seré fuerte en batalla?
¡El presente ya me pesa
y peores horrores se acercan!

(Todos salen, entran Gernot y Gunther)

GERNOT
¡Oh, Gunther! ¡Qué situación!
El enemigo nos acosa por todos lados,
¡No podremos contenerlo!

GUNTHER
¡Oh, malditos tiempos!

GERNOT
¡Me siento como después de una batalla,
me duelen todos los miembros!
¡Si pudiese ver a Drolla!
Dime: ¿todavía es joven y bonita?

GUNTHER
¡Por supuesto! La he visto a menudo...

GERNOT
¿Y?...
GUNTHER

...para consolarla!

GERNOT
¿Me ha sido fiel?

GUNTHER
Ya lo creo, pregúntale tú mismo.
¡Ahí viene!...
Os dejo solos.

(Gunther sale)

DROLLA, GERNOT
¿Qué? ¿Qué veo? ¿No es Gernot / Drolla?
¡Eres tú! ¡Oh, qué éxtasis!
¡Ah, después de tanto tiempo
volver verte otra vez!
¡Estrecharte contra mi corazón
es mi felicidad suprema!
¡Oh, dime!... ¡Cuéntame!
¿Dónde has estado?
¡Oh, cuéntame, dime!

GERNOT
¡Estoy muy bien!
Largo tiempo mi señor y yo vivimos
junto a una hermosa reina.
En su castillo elegir muchacha
era realmente muy difícil.
Todas amorosas, como para besarlas;
algunas rubias, otras morenas,
con ojos azules o pardos.

DROLLA
¿Si?... ¡Todas amorosas!

GERNOT
Y como soy buen mozo
todas se enamoraron de mí.
Y yo, bueno, y yo...

DROLLA
(aparte)
¡Ahora no sabe qué decir!
¡Oh, ya verás la que te espera, maldito bribón!
¡Decírmelo en mi propia cara
es demasiada desfachatez!

GERNOT
(aparte)
Ahora me daré cuenta
si ella aún me ama...
¡Sus celos me dirán si ella realmente cree
lo que le he dicho!

DROLLA
¡Ahora déjame contarte
cómo pasé todos estos años!
Estuve aquí todo el tiempo
como dama do honor de Lora.
Muchos de los mejores caballeros
vinieron a pedir mi mano.
Todos hermosos como para besarlos,
algunos rubios, otros morenos,
con ojos azules o pardos.

GERNOT
(para sí)
¡Me pongo lívido de furia!

DROLLA
Y como no soy una chica fea
todos se enamoraron de mí.
Y yo, bueno, y yo...

GERNOT
(aparte)
¡Ahora no sabe qué decir!
¡Oh, espera, mozuela taimada!
¡Decírmelo en mi propia cara
es demasiada desfachatez!

DROLLA
(Aparte)
¡Apenas puede controlar su furia!
¡Me alegro, mujeriego!
¡Los celos le harán bien
si cree lo que le he contado!

DROLLA, GERNOT
¡Apártate de mí, bribón / taimada!
¡No quiero verte nunca más!
¿Es así cono guardaste la promesa
que tanto me juraste?
Amaste a otras/os chicas / muchachos
mientras estaba lejos.
¡Yo llamo a esto
deshonesto/a y tramposo/a
para con tu amor!

(Se van cada uno por su lado pero
antes de desaparecer de la escena
se miran tímidamente en la distancia)

GERNOT
¿Drolla?...

DROLLA
¿Gernot?...

GERNOT
¿No te has ido?

DROLLA
¿Aún estás aquí?

GERNOT
Pensé que estabas llorando.

DROLLA
¿Qué te importa, traidor?

GERNOT
¿Yo traidor? ¡Ciertamente que no!

DROLLA
¿No lo confesaste tú mismo?

GERNOT
¡Mentira, ah, todo es mentira!
¡Nadie me amó
y solo te extrañé a ti!
Sólo quería saber si me eras fiel.

DROLLA
Yo también mentía,
nadie se enamoró de mí,
ni yo me enamoré de nadie.
¡Te he sido fiel!
Mentí para castigarte.

GERNOT, DROLLA
Te perdono.

DROLLA, GERNOT
Ahora que nos reconciliamos
para nunca separarnos,
que la sospecha y la desconfianza
no nos alejen otra vez.
¡Tú me amas, qué alegría!
¡Tú me amas, qué felicidad!
¡Fue una pura invención
lo que nos separó!

(Se abrazan y besan)

¡Nunca nos separaremos
y seremos felices para siempre!

(Se van. Ada, Zemina y Farzana entran)

ADA
¡Oh, crueles! ¿No tenéis misericordia?
¿Deberé de hacer esas cosas horribles?

FARZANA
Perdónanos, no nos culpes por circunstancias
que tú misma has creado.

ADA
Pero vosotras sabéis de mi destino,
¿cómo os puede alegrar mi dolor?

ZEMINA
¡Oh, no pienses eso! ¡Mira mis lágrimas!
Sin embargo aún puedes evitar todo esto,
¡abandona al mortal!

FARZANA
Aún hay tiempo... Es tu elección...
¡Lenta muerte o vida eterna!

ZEMINA, FARZANA
Piénsalo... ¡Decide tu propio destino!

(Desaparecen)

ADA
¡Qué desgracia! ¡La temida hora se acerca
trayendo o toda la dicha o todo el dolor!
¡Oh! ¿Por qué la duda despierta en mi alma
esta terrible elección?
Desdichada... ¿Qué camino tomaré?
¡Qué cierta es mi ruina
y que incierta mi victoria!
¡Yo misma lo hago sufrir y lo atormento!
¡Despierto en él
dudas insoportables para un hombre!
Los desastres lo amenazan por doquier
y hasta su última estrella, mi amor, se eclipsa.
¡La oscuridad se cierne sobre su alma
y él se venga maldiciendo a su esposa!
¡Oh, desdicha! La maldición nos separa,
y la eternidad se interpone!
¡Desesperación, locura y muerte son su destino!
Y el mío, terrible: ¡por cien años
permaneceré transformada en piedra!
Yo podría evitar todo esto,
¿no soy libre para hacerlo?
¿Es que mi belleza no podría ser
eternamente lozana?
El mundo de las hadas me reverencia,
¡pues soy su mayor esplendor!
¡Un reino eterno me acata
como a su genuina reina!
¡Podría evitar todo esto
y florecer por siempre luminosa!
Pero... ¡infeliz!
¿Qué es la inmortalidad?
¡Una muerte eterna, sin límites!
Sin embargo, cada día junto a él
es una eterna y nueva vida.
Lo he decidido:
¡arriesgaré todo por su vida!
¡Mi Arindal, Arindal!
¡Arindal mío!
El amor también lo inspirará,
y le dará coraje en la lucha.
Audaz, vencerá la duda
y me liberará de mis lazos.
Destruida será la malicia
que se esfuerza por separarnos.
¡Que todos sus esfuerzos sean vanos,
ella, que quiere disipar mi amor!
Por que si él fuera vencido
y la roca me encerrara,

(Con gran tristeza)

¡mi amor hará que la piedra
llore lágrimas de anhelo,
y mi esposo las percibirá,
y mis suspiros inundarán su pecho!
¡Mi llanto anidará en su corazón
y no lo dejará descansar, destruyéndolo!

(El coro del pueblo y el coro de los guerreros
entran. Después entran Lora, Drolla, Arindal,
Gunther, Morald y Gernot)

TODOS
¡Oid el rugido de la tormenta,
que estraga tras las murallas!
¡Es la tropa del enemigo
que provoca una nueva furia!

ARINDAL
¡Mi corazón está acongojado!

LORA
¡Vamos, amigos, adelante!

ARINDAL
¿Cómo soportaré todo este sufrir?

LORA
¡Destruyamos el peligro que nos amenaza!

MORALD
¡Mi corazón está ansioso
por desafiar los mayores peligros!

DROLLA, GUNTHER, GERNOT, TODOS
¡Adelante, marchemos alegremente
a la batalla de la liberación!

CORO DE GUERREROS
¡Marchemos hacia la última
y mortal batalla!

ARINDAL
¡A la batalla!... ¡Ah, no puedo!

MORALD
¡Adelante, guerreros, yo os guiaré!

(Se va con los guerreros)

LORA
Hermano, ¿cómo puedes retirarte
de la sagrada batalla?

ARINDAL
¡Oh, Lora, mi alma sufre,
y mi coraje ha desaparecido!

DROLLA, GUNTHER, GERNOT, CORO
¡Mirad como el triste semblante del rey
lucha vanamente por tranquilizarse!

ARINDAL
¿Cómo soportar mas tristezas
si la mía es ya insoportable?

LORA
¿Cómo explicar el temor
que pesa sobre él?

(Cuando Arindal va a salir, Ada aparece)

ADA
¡Desgracia para ti si no soportas esto!

ARINDAL
¡Oh, cielos, mi esposa!

TODOS
¿Qué?... ¿Ésta es su esposa?

ADA
¡Arindal, recuerda tu juramento!

(Ada hace una señal: dos niños pequeños
aparecen y corren a los brazos de Arindal)

LORA, DROLLA, GUNTHER, CORO
¡Mirad esos pequeños,
cuan amorosos son!

GERNOT
(para sí)
¡Estos son los lindos piojos
que ella le dio!

ARINDAL
¡Ah, de nuevo veo a mis hijos!
¡Qué feliz e inesperada sorpresa!
¡Nunca dejaré que se los lleven,
nada los separará de mí!

TODOS
¡Mirad, oh, mirad a los pequeños!...

ADA
¡Ojalá no los hubieras visto!
¡Por ellos sufrirás!

(Con un movimiento de cabeza aparece abismo)

CORO
¡Horror!... ¿Qué está sucediendo?

ARINDAL
¡Ah!... ¿Qué haces?

ADA
¡Devuélveme a mis hijos!

ARINDAL
¡No, nunca!... ¿Qué pretendes?

ADA
(Arrancándole los niños)
¡No interfieras! ¡Aún no son tuyos!

ARINDAL
¡Horror!... ¿No son míos?

ADA
¡Los recibirá el profundo abismo!

LORA, DROLLA, GUNTHER,
GERNOT, CORO
¡Ah! ¿Qué hace la imprudente?
¡Quitadle a los niños! ¡Apartadla de ellos!

ARINDAL
¡Mujer, no lo puedo permitir!

ADA
¡Retrocede, hombre audaz!
Y vosotros, ¡fuera!

(arroja a los niños al abismo, que desaparece
inmediatamente, todos quedan horrorizados.)

TODOS
¡Oh Dios! ¿Qué he visto?
¿Ha sido un sueño o realidad?

ARINDAL
¡Dime que demonio te ha poseído
para asesinar nuestros niños!

ADA
¡Oh, no preguntes, sé fuerte, Arindal!

TODOS
¡Mujer horrible! ¿Qué has hecho?
¿Se te puede llamar madre?

ARINDAL
¡Qué gran duda corroe mi corazón!
¡Me invaden sospechas y reproches!

ADA
¡La duda lucha en su corazón!
¡Oh, cielo, apártalo de la sospecha!

(Aparecen unos guerreros que huyen)

CORO DE GUERREROS
¡Huyamos!... ¡Hemos sido derrotados!

TODOS
¿Qué nueva calamidad nos asalta
y nos amenaza con la ruina?

ARINDAL
¿Qué nueva calamidad nos asalta
y nos amenaza con la ruina?
¡Angustia aquí, destrucción fuera!
¿Qué nueva calamidad nos amenaza?

ADA
¡Esto es peor para mí que para él!
¡Me hunde en una desesperación completa!

LORA
¡Mi última esperanza se esfuma!
¡Nuestro fiel Harald no ha vuelto
con el auxilio que prometieron
los reinos vecinos!

CORO DEL PUEBLO
La batalla se acerca.
¿Oís los horribles gritos?

(Entran mas desertores)

CORO DE GUERREROS
¡Perdidos, ay, perdidos!
¡Nada puede ya salvarnos!

LORA
¡Cobardes! ¿Por qué huís?
¿No está Morald al frente?

CORO DE GUERREROS
¡Ha desaparecido!... Capturado o muerto...

LORA
(Con un grito)
¡Muerto!

TODOS
¡La aniquilación es nuestro destino!
¡Ha caído el mas valiente!

ADA
(para sí)
Aún no se han percatado
que yo soy la causante de estas desgracias

CORO
¡Mirad, aquí viene Harald,
quien prometió ayudarnos!

ARINDAL
¡Nuestra última esperanza!

ADA
¡Esto completará mi ruina!

LORA
Dime: ¿Dónde están los guerreros
que prometiste traer?

HARALD
(Entrando)
¡Oh, no traigo ninguno!
¡Mi empeño ha sido en vano!

TODOS
¿Qué dice? ¡Ha fracasado!
¿Hay nuevos desastres?

HARALD
Traía los mejores guerreros
cuando una tropa nos salió al paso
capitaneada por una mujer armada.
Nos atacaron con gran arrojo
y pronto mis tropas quedaron diezmadas.
Entonces la mujer dijo:
"¡Vuelve junto a Arindal,
dile que soy Ada, la reina!"

ADA
(Para sí)
¡Oh! ¿Deberé soportar esto?

ARINDAL
¿Qué dices?
¿Reconoces a esta mujer?

HARALD
Mi señor, sí, ¡es ella!

TODOS
¡Terrible!
¡Su esposa está aliada con el enemigo!

ARINDAL
¡Ah, ahora veo la terrible verdad!
¡Fui engañado todo el tiempo!
¡Ah, mujer execrable, estás descubierta
y tu diabólico propósito ha quedado claro!
¡Tú eres una de esas brujas
que nos enamoran para arruinarnos!
¡Me ataste a crueles cadenas
seduciéndome con mentiras!

ADA
¡Arindal! ¡Mi Arindal!

ARINDAL
¡Me causaste el peor de los tormentos
dando a mis hijos una muerte cruel!
¡Destruiste mi reino con vil astucia
y me dejaste en la desesperación!

ADA
¡Detente! ¡Detente!

ARINDAL
¿Por qué perdonarte?
¡Me diste el poder de castigarte!
¡Mujer odiosa, te maldigo!

ADA
¡Arindal, detente!

(Un horrible grito. Zemina y Farzana aparecen)

¡Perjuro! ¿Qué has hecho?

ZEMINA, FARZANA
¡Ada, los lazos se han roto,
permanecerás inmortal!

TODOS
¡Oh, Dios!
¿Qué significa todo esto?

ADA
(con frenética tristeza)
¡Monstruo! ¿Así guardas tu palabra?
¿Con este valor guardas tu fidelidad?
¡Perdida, ah, perdida!
¡Trajiste sufrimiento eterno a tu esposa!
¡Sabrás el valor de tu crimen!
De un hombre mortal y un hada fui engendrada;
siendo inmortal como mi madre.
¡Pero cuando te vi, perjuro,
di rienda suelta a mi apasionado amor!
¡Fue tan grande, que para unirme por siempre a ti,
renuncié libremente a la inmortalidad!
El rey de las hadas se enojó conmigo
y viendo que con su poder
no hacía que yo cambiara mi renuncia,
buscó detenerme de otra forma.
¡Debería durante ocho años ocultar mi naturaleza
y luego, el último día,
acumular sobre ti horrores y dudas,
para obligarte a maldecirme!
Sólo un corazón firme en el amor,
me ganaría como mortal,
si no, quedaría inmortal por siempre.
Y para castigar mi atrevimiento,
durante cien años sería transformada en piedra.

(Con un temblor)

¡Ahora ya sabes mi destino!

ARINDAL
¡Oh, Dios! ¡Confusa está mi mente!
Pero dime: ¿No eres responsable
de la destrucción de mi reino?

ADA
¡Terminará mas rápido que se inició!

ARINDAL
¿Pero esos guerreros de refuerzo,
no fueron aniquilados por ti?

ADA
¡Lo hice! ¡Eran tropas enemigas
con quien Harald conspiró!

(Harald es apresado llevado fuera)

ARINDAL
¿Y Morald? ¿No ha muerto?

ADA
¡Está derrotando ahora mismo al enemigo!

ARINDAL
¿Qué más puedo preguntar?
¡La locura me posee!
¡Pero la muerte de mis hijos aún te condena!

(A una señal de Ada, los niños aparecen y
corren a los brazos de Arindal)

ADA
¡Siempre fueron inocentes, quédatelos!
Un hermoso destino les aguarda.
¡Sólo yo sufriré la infinita miseria!

ARINDAL
(Cae a los pies de Ada)
¡Pues ahora, sin esperanza, te pertenezco!

CORO DE GUERREROS
(Fuera de escena)
¡Triunfo! ¡Somos libres!
¡Hemos derrotado al enemigo!

MORALD
(Entra)
¡Traigo la victoria y la alegría!
¡Hemos destruido al enemigo!

TODOS
¡Qué oímos! ¡Somos libres!

DROLLA, GERNOT, GUNTHER, CORO
¡Suenen vítores de triunfo!
¡Que los victoriosos himnos
resuenen por siempre
en el cielo!

MORALD, LORA
¡Tiernamente te abrazo
como triunfador!
¡Que indescriptible felicidad
es ser liberada por ti!

(Liberarte, querida)

ZEMINA, FARZANA
¡Ella ha sido rescatada
y devuelta a nosotros!
¡Luego de la larga proscripción
ella será inmortal!

ADA
¡Fuera de aquí, traidoras!
¡No os quiero cerca de mí!
¡Antes de que termine el día
seré transformada en piedra!

ARINDAL
¡Oh, Ada, ten piedad,
no te alejes de mí!
¡La desesperación me posee
y la locura será mi destino!

(La escena se oscurece; Ada
desaparece con Zemina y Farzana
entre truenos y relámpagos)

Acto III

TERCER ACTO


(Un recinto lujoso. Morald y Lora están en
el trono; Drolla, Gernot y Gunther están cerca
de ellos. Un coro de jóvenes cantan.)

CORO
¡Gloria a la alegre paz
que llega bajo el diáfano cielo!
¡Gloria a los guerreros valientes
que nos trajeron la paz!
¡A ti, que nos guiaste a la victoria
te coronaremos como rey!
¡A ti, que fuiste nuestro consuelo
te coronaremos como reina!
¡Salud a ti, Morald, vencedor!
¡Salud a ti, virtuosa Lora!

MORALD
(Descendiendo del trono)
¡Gracias, es suficiente! ¡La fiesta debe acabar!
¡Mi corazón no late con alegría, sino con tristeza!
¡No soporta estos homenajes regios!
¡Quien me legó el trono está muy grave!
La oscuridad de la locura lo ha envuelto
y tiene su mente encerrada en sí misma.
Aunque vuestro propósito sea coronarme,
sólo me honrareis como soberano
mientras Arindal mantenga su extravío.

LORA
¡Ah, mi hermano! ¡Qué triste es su estado!
¡Aunque los corazones palpiten alegres,
el mío lamenta su horrible destino!

LORA, MORALD, DROLLA,
GUNTHER, GERNOT, CORO
¡Todopoderoso, a Ti en el cielo
dirijo mi ardiente súplica!
¡De la mente dolorosa de
mi hermano/rey/amigo,
elimina el terrible mal de la locura!
¡Permite que un rayo de tu brillo
ilumine la oscuridad de su alma!

(Todos se van)

ARINDAL
(Loco, fuera de escena)
¡Eh! ¡Soltad a los perros!
¡Allí, allí está la cervatilla!
¡Mirad! ¡Allá!

(Entra)

¡Cazadores, aquí!
¡Tú, arquero, por delante!
¡Eia, la trompa suena fuerte!
¡Mirad, el animal está cansado!
¡Seguid! ¡Lanzaré una flecha!
¡Mirad su vuelo! ¡Buen tiro!
¡Ja, ja! ¡Recto al corazón!
¡Oh, mirad! ¡Está llorando!
¡Las lágrimas brillan en sus ojos!
¡Me mira con ternura!
¡Qué hermosa es!
¡Horror! ¡No es un animal!
¡Mirad, mirad, es mi esposa!

(Cae al suelo)

¡El cielo me envuelve
y me abre sus brillantes puertas!
¡Oh, qué aroma, qué brillo!
¿Acaso soy un dios para gozarlo?
¡Mi alado espíritu vuela!
¡Ja, la tierra se hunde debajo mía!
Una mano se extiende
y amorosamente me eleva.
¡Respiro el aire de los dioses!
¿Qué es esto?... ¡Soy un humano!
¡Debo estar loco!
¡Ja, ja, así termina todo!
¡Soy de nuevo polvo!

(Está exhausto)

¡Descansa, polvo mortal,
la tierra te acunará con placer!

(Se ha dejado caer sobre
los escalones del trono)

¡Ah, está oscureciendo!
¡Llega la dulce noche!
¡Oh, embriagador placer!
¿Por qué inquietas mi alma?
Reposo en tus brazos
y mi descanso es apacible.
¡Pero no puedo asirte,
estás tan lejos, tan lejos!
Mas parece que ahora te cercas...
¡Sí, sí, te veo!
¿Por qué tienes tan profunda pena
en tus ojos llorosos?

(Se duerme. Desde lejos se oye
la voz de Ada. Después mas cerca,
se oye la voz de Groma)

VOZ DE ADA
Arindal, esposo mío,
¿qué me has hecho?
Una piedra fría envuelve
mi cálido amor.
Sólo mis lágrimas suavizan
la árida y estrecha prisión.
Pero atravesando todas las barreras,
aún te envío mi amor.
¡Y si puedes oír mis lamentos
ven a mí!

VOZ DEL MAGO GROMA
(Fuera del escenario, por el lado opuesto)
¡Vamos, Arindal! ¿Qué te pasa?
¿En medio de tu tristeza
olvidaste a tu real amiga?
¡Aún puedes salvar a Ada
si superas las pruebas!
Mira ese escudo y esa espada,
pueden darte la victoria...
¡Y esa lira puede llevarte a la suprema felicidad!
Si estás inflamado de valor
alcanzarás la meta mas alta.

(Entran Zemina y Farzana)

FARZANA
¿Podría Ada ser rescatada
y devuelta a la inmortalidad?
Ven, trataremos de hacerlo.

ZEMINA
Siento verdadera pena por Arindal.
Ha pagado su perjurio
con el horror de la locura.

FARZANA
¡Oh, no sólo por su perjurio,
por su arrogancia también
merece la muerte!
¿Puede un mortal evitar el castigo
por mancillar el reino de las hadas?
Guiémoslo hacia Ada,
démosle coraje para liberarla.

ZEMINA
¿Qué intentas?
¿Guiar al único que puede liberarla?

FARZANA
¿Qué temes, tonta?
Si fue incapaz de triunfar en su reino,
¿cómo triunfará en el nuestro?
¡Seguramente morirá en la prueba!

ZEMINA, FARZANA
¡Vamos! ¡Despierta, Arindal!

ARINDAL
(despertándose)
¿Quién me llama? ¡Ah!
¿Dónde me ha llevado mi dulce sueño?
¡Oí que mi esposa me llamaba!
¡Oh, Dios, su voz iluminó la sombra
y la cambió en brillante día!

ZEMINA, FARZANA
Hola, Arindal. ¿Nos recuerdas?

ARINDAL
Os veo otra vez, queridas hadas.
Vosotras servíais a mi esposa.
¡Ah, mi esposa! ¿Dónde está?

ZEMINA, FARZANA
¿Tendrás el valor suficiente para liberarla?

ARINDAL
¿Qué oigo? ¡Liberarla con mi valor!
Si tan solo tuviera una oportunidad...

FARZANA
¿Presumes de coraje?
¿No fue ella víctima de tu cobardía?

ARINDAL
¡Oh, no me avergoncéis despreciándome!
Decidme ¿puede aún ser liberada?

ZEMINA
Encerrada en una fría roca,
está perdiendo las esperanzas.

ARINDAL
¡Me torturáis! ¡Tengo valor!
¿Quién me guiará hacia ella?

ZEMINA, FARZANA
¡Ven con nosotras, te guiaremos!

ARINDAL
¡Oh Dios, me encamino hacia ella!

(Toma el escudo, la espada y la lira)

¡Ah, liberar a mi esposa
me llena de esperanza!
¡Oh, guiadme hasta ella,
por ella sacrificaré mi vida!

ZEMINA, FARZANA
(para ellas)
¡Ah, su alegría prematura
lo llevará a una muerte cierta!
¡Con placer lo llevaremos,
por que su muerte nos divertirá!

(Cambio de escena. Una siniestra caverna
en un recinto subterráneo. Espíritus de
horribles caras lo habitan)

CORO DE ESPÍRITUS DE LA TIERRA
¡Espíritus, venid, vigilad atentamente,
el oscuro y temible portón
que protege este lugar!
¡Defended la entrada de los intrusos!
¡La puerta conduce al santuario!
¡Espíritus, venid, vigilad atentamente!

(Entran Arindal, Zemina y Farzana)

ARINDAL
¿Dónde me lleváis?
¿Mi esposa está aquí prisionera?

CORO
¿Quién viene?

FARZANA
¡Un mortal ordena que lo dejéis entrar!

CORO
¡Desgraciado de él!

ZEMINA
Ahora, Arindal ¡vence a los espíritus!

ARINDAL
¡Esos monstruos son numerosos!

FARZANA
¡Cobarde! ¿Tienes miedo?

ARINDAL
¡El amor triunfará!...

(Comienza a luchar contra los espíritus de
la tierra, pero es obligado a rendirse)

¡Ay de mí! ¡Estoy vencido!

VOZ DE GROMA
¡El escudo!

(alza el escudo y los espíritus desaparecen)

ZEMINA, FARZANA
¡Qué espanto! ¡Ha ganado!
¡Los venció con extraño poder,
pero nunca podrá continuar!

ARINDAL
¡Qué suerte, los he derrotado!
¡Qué suerte, la victoria es mía!
¡Gracias a tu poder, Groma!

(Arindal sigue a las hadas)

CORO DE ESPÍRITUS DE GROMA
(invisibles)
¡Muy bien, Arindal, mantén tu coraje,
estás avanzando hacia la victoria!

(La escena cambia hacia otro recinto
del reino subterráneo)

CORO DE HOMBRES DE BRONCE
¡Manteneos juntos y firmes!
¡Guardamos la entrada al santuario!
¡Manteneos juntos y firmes!

(Entran Arindal, Zemina y Farzana)

CORO
¿Qué quiere el extranjero?

ZEMINA
¡Desafía vuestro poder
y os reta a pelear!

CORO
¡Desgraciado de él!

ARINDAL
¡Vuestro bronce no me atemoriza,
mi coraje os vencerá!

(Comienza a luchar y aunque mantiene el
escudo al frente, es forzado a rendirse)

¡Ah, el escudo ha perdido su poder!

VOZ DE GROMA
¡La espada!

(Arindal pelea con la espada y los
hombres de bronce desaparecen)

ZEMINA, FARZANA
¡Ah, desdicha, la victoria es suya!
¡En lugar de causar su destrucción,
lo guiamos hacia la gloria!

ARINDAL
¡Es la segunda vez que gano!
¡Ya nada me destruirá,
esta victoria me conducirá a la gloria!

CORO DE ESPÍRITUS DE GROMA
(invisibles)
¡Salud, Arindal, mantén tu coraje!
¡Estás avanzando hacia la victoria!

FARZANA
¡Ese poder pronto será inútil!

ARINDAL
Decidme: ¿dónde está mi esposa?

FARZANA
¡Ahora tendrás ocasión de liberarla!

(Una roca se abre. En una gruta
iluminada mágicamente, se ve
una piedra de dimensiones humanas)

ZEMINA
¡Mira, Arindal, allí languidece tu esposa!

FARZANA
¡Rompe el hechizo y será libre!

ARINDAL
¡Ay de mí!
¿Puede algún mortal romperlo?

FARZANA
Te diré lo que te espera si fallas.
Con valor y arrogancia forzaste la entrada
del santuario del reino de las hadas,
si no cumples con la tarea que te has impuesto,
pagarás por tus blasfemos deseos
y te convertirás en roca
por toda la eternidad.

ARINDAL
¡Qué horror! ¡Ése será pues mi destino!

CORO DE ESPIRITUS DE GROMA
(Invisible)
¡Coraje, Arindal, ten confianza,
aún puedes liberar a tu esposa!

VOZ DE GROMA
¡Usa la lira!

ARINDAL
¡Oh Dios! ¿Qué oigo?
¡Sí, tengo un poder mágico!
¡Ardiente amor, nostalgia y deseo
hechizad la piedra con ardiente poder!

ZEMINA, FARZANA
¡Desgraciada sea la obra de Groma!

ARINDAL
(tocando la lira)
¡Oh, tú, rapto profundo de mi corazón,
que con tierno amor se cubre!
¡Y tú, ardiente y nostálgico deseo,
dulce y delicioso dolor!
¡Te ordeno que saliendo de mi pecho
remontes el vuelo de mi alma!
Que todas mis tiernas emociones
se unan en un mágico sonido
implorando a esta fría piedra:
¡Libera a mi esposa y devuélvemela!

(La piedra gradualmente se transforma en Ada,
que corre gozosa a los brazos de Arindal)

ADA
¡Ningún poder podrá separarnos!

(Farzana y Zemina escapan aterradas.
La escena se transforma en el magnífico
palacio de las hadas rodeado de nubes. El
rey de las hadas está sentado en un trono;
lo rodea un coro de hadas y espíritus)

REY DE LAS HADAS
Mortal, entraste por la fuerza a nuestro reino,
pero el infinito poder del amor
te dotó con una virtud
reservada sólo para los inmortales.
Gracias a tus actos como humano,
Ada volverá a ser inmortal.
Quien ha sido capaz de confundirnos
con mágico poder,
es mas que humano, por lo tanto:
¡Sé inmortal como ella!

CORO
Bienvenido Arindal al reino de las hadas.
¡La inmortalidad se te otorga por tu gran valor!

ARINDAL
(Morald, Drolla, Lora Gernot y
Gunther entran)
¡A vosotros os doy mi reino terrestre,
pues otro reino me ha sido otorgado!
¡Sed felices y prosperad,
que yo os protegeré!

(Arindal es conducido al trono por Ada)

CORO
¡Él, que ha ganado un sublime destino,
ya no es arcilla mortal!
¡Cantemos por toda la eternidad
cómo él fue bendecido por el amor!


FUENTE:

Traducido y Escaneado por:
Jorge Luis y Beatriz Vanasco 2004


KAREOL
Share on Google Plus

About Gaby F

lectora, estudiosa de la historia antigua, especialmente la mitología germánica, indoeuropea. ".
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 berserkers opinando: