La Saga de Gunnlaug Lengua de Serpiente (Cap 11)

Capítulo 11

Ahora hay que hablar de Hrafn. Él asistió, en Borg, a su festín de boda y la novia, parece por lo que se cuenta por todas partes, es presa de tristeza. el proverbio dice la verdad,: " uno recuerda por largo tiempo de las emociones de la juventud. " Era también el caso de ella.

La noticia se difundió mientras que Hungerd, hija de Thorodd y de Jofrid, había sido pedida en matrimonio por un hombre de nombre Svertîng, hijo de Hafr-Bjorn y nieto de Molda-Gnup. La boda debía efectuarse en el transcurso del invierno, después de Navidad, en Skaney. Allí vivía Thorkel, pariente de Hungerd e hijo de Torfi Valbrandsson. La madre de Thorkel era Thorodda hermana de Tungu-Odd.


Hrafn regresó a su casa, en Mosfell, con Helga, su mujer. Entonces, estaban allí desde hacía poco tiempo, cuando una bella mañana, antes de levantarse, sucedió que Helga estaba despierta, mientras que Hrafn dormía. Tenía un sueño agitado. Cuando se despertó, le contó a Helga lo que parecía haber soñado, dice:


" yo me figuraba estar en tus brazos, herido por la serpiente del rocío del arco; tu capa, esposa, reaparecía enrojecida por mi sangre; la Njorun de la corte no llegaba más a vendar las heridas que me había hecho la espina trabajada con arte; joven muchacha, ten sabido que no es un signo de felicidad para Hrafn. " Helga respondió: " jamás me afligiré por eso; indignamente me engañaste; Gunnlaug debe haber vuelto a Islandia; ' " y lloró mucho.


En efecto, poco tiempo después, nos enteramos de la noticia de la vuelta de Gunnlaug. Helga se mostraba muy poco conciliadora hacia Hrafn ya que no podía retenerla en su casa. Regresaron pues a Borg y Hrafn no tenía goce de su matrimonio.


Entonces, durante este invierno, hicimos los preparativos de una boda. Thorkel de Skaney invitó a Mugi el Negro y a sus hijos. Mientras que Illugi se preparaba, Gunnlaug se quedó sentado en la habitación sin tomar ninguna iniciativa. Illugi se le acercó y le dice: " ¿por qué no te preparas?” - " yo no cuento con alistarme a viajar " respondió Gunnlaug. Illugi repitió: " por cierto, vendrás, mi hijo; ¿no te tomes tanto las cosas a pecho y no sientas tanto a esta mujer; haz como si no supieras sobre eso nada. ¡Actúa como un hombre! Jamás faltarán las mujeres para ti."
Gunnlaug obedece las recomendaciones de su padre y los invitados fueron a la boda. Para Illugi y para su hijo fueron reservadas los asientos de honor; a Thorstein Egilsson, a Hrafn, su yerno y a los compañeros del novio les asignamos el otro sitio de honor frente a Illugi. Las mujeres se sentaron en los bancos del medio. Helga la Bella, había tomado su sitio al lado de la novia. A menudo sus miradas encontraban las de Gunnlaug, y Von reconoció la verdad de este proverbio: «Los ojos de la mujer traicionan el amor que ella siente hacia el hombre.» Gunnlaug fue vestido ricamente; él llevaba la ropa que el rey Sigtrygg le había dado y se distinguía mucho entre otros convidados por la fuerza, el tamaño y la belleza.


Reinaba poca alegría en la fiesta. El día en que los hombres estaban a punto de irse, las mujeres también se disponían a hacer sus preparativos de salida. Entonces Gunnlaug se acercó a Helga, habló mucho tiempo con ella y luego recitó esta estrofa:
«Para Lengua de Serpiente no hay más día de felicidad bajo el salón de las montañas, desde que Helga la Bella es llamada la mujer de Hrafn; el rubio héroe de la tempestad de las espadas, el padre de la joven muchacha, se preocupó poco de mi discurso; la joven Eir fue vendida por oro.»

Y él continuó:
«Amada Gefn que viertes el vino, debo dar gracias a tu padre y a tu madre - la tierra del fuego de las olas quita al escaldo la alegría de vivir - porque ellos engendraron a Bil que se vuelca a beber. ¿Dónde encontramos todavía un jefe tan soberbio'? ¿Nacido de hombre, y de mujer?»

Gunnlaug leyó, devolvió luego el abrigo que él había recibido de Ethelred; era una pieza de las más preciosas. Ella le agradeció cordialmente. Luego de eso, Gunnlaug salió. Una gran cantidad de caballos acababan de entrar en el corral. Gunnlaug saltó sobre uno de ellos, galopó dando la vuelta al parque y se dirigió hacia el sitio donde se encontraba Hrafn. Si bien éste debió aparcar.

«Por qué retrocedes, Hrafn, » dice él; «no quise causarte ningún susto esta vez; pero ya sabes de lo que te hiciste culpable. »

Hrafn dijo entonces: « ¡Ull del fuego de la mosca qué roe los huesos! ¡Tú qué haces célebres las tropas de Saga! No nos conviene en absoluto reñir por la Fulla del pecho. Rama del combate, hay muchas mujeres también bellas más allá de los mares. Sabio es quien dirige al corcel de las olas.


“Es posible, " respondió Gunnlaug, " que sea así; puede haber allí muchos iguales, pero a mí, no me parece. " En ese momento Illugi y Thorstein acudieron, porque no les gustaba ver venir de allí a las manos. Entonces Gunnlaug dice la estrofa:


«¿La amada Eir de los brazos relucientes fue dada a Hrafn por sus riquezas - la gente dice que él es mi igual, que no me es inferior -mientras que Ethelred, el más valeroso de los hombres, me hizo aplazar mi viaje hacia el oeste a causa del ruido de las espadas; el distribuidor de collares no tiene ganas de hablar largamente. ".
Luego ambos regresaron a sus casas durante cada invierno no hubo nada de nuevo; pero Hrafn no consiguió disfrutar del amor de Helga desde el día en que ésta se había reencontrado con Gunnlaug.


Entonces, en el verano, los habitantes se reunieron en el thing en muy grande número: Illugi el Negro y sus hijos; Thorstein Egilsson y Kollsvein, su hijo; Onund de Mosfell y sus hijos; Sverting, hijo de Hafr-Bjorn. Skapti todavía era «hombre de la ley» en aquella época.

Un día, durante la sesión, en el momento en el que se reunían en el «cerro de la ley» y donde la discusión de los asuntos judiciales había terminado, Gunnlaug pidió que se guardara silencio y se dijo: «¿Hrafn, hijo de Onund está aquí?» Éste respondió que estaba presente. Gunnlaug continuó: «Sabes que me quitaste a mi novia y que te portaste hacia mí como un enemigo; por este motivo te reto aquí en el thing y te ofrezco el duelo en el plazo de tres noches, en Oxararholm. »Hrafn respondió: «Esta oferta me gusta; me le esperaba de tu parte, »él dice; «estoy listo para la lucha, tan pronto como quieras.» De parte de uno y de otro los padres desaprobaron esta resolución; pero, en estos tiempos, la ley quería que quienquiera se considerara perjudicado en sus intereses por otro, lo retara a duelo.


continúa...

Capítulo 10
Capítulo 9
Capítulo 8
Capítulo 7
Capítulo 6
Capítulo 5
Capítulo 4
Capítulo 3
Capítulo 2
Capítulo 1
Original en francés



Share on Google Plus

About Gaby F

lectora, estudiosa de la historia antigua, especialmente la mitología germánica, indoeuropea. ".
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 berserkers opinando: