La Saga de Gunnlaug Lengua de Serpiente (Cap 9)

Capítulo 9

Ahora hay que hablar de Gunnlaug. Dejó Suecia para volver a Inglaterra dónde Hrafn, después de haber obtenido obsequios de despedida del rey Olaf, navegó rumbo a Islandia. El Rey Ethelred acogió amistosamente a Gunnlaug que se quedó cada invierno cerca de él y vivió allí en gran honor.

En estos tiempos reinaba en Dinamarca el rey Knut Sveinsson. Acababa de tomar posesión de la herencia paternal y amenazaba sin cesar con emprender una expedición contra Inglaterra, porque el rey Svein, su padre, antes de morir allá, en el oeste, había conquistado un gran reino en Inglaterra. Este país fue gobernado por un príncipe de nombre Meming; era hijo de Strut-Harald y hermano del jarl Sigvald y, bajo el rey Knut, mantuvo por su cuenta el país que Svein había conquistado en otro tiempo.
En el verano, Gunnlang pidió la autorización para irse. El rey le dice: " no conviene que me dejes en el momento en el que tantos disturbios se anuncian aquí en Inglaterra; porque formas parte de mi séquito. " Gunnlaug respondió: " a esto tú lo decides; pero dame el permiso para irme en el verano, si los Daneses no llegan. " “Veremos, " dice al rey. Entonces, el verano pasó así como el invierno siguiente y los daneses no llegaron en absoluto. Luego, en mitad del verano, Gunnlaug obtuvo la autorización solicitada; se dirigió hacia el este, llegó a Noruega y fue al encuentro del jarl Eirik en el país de Thrandheim, en Hladir. El jarl lo acogió bien y lo invitó a quedarse cerca de él. Gunnlaug le agradeció por sus ofertas, pero declaró que asuntos imperiosos lo llamaban a Islandia, que quería ver de nuevo a su novia. El jarl dijo: " de momento todos los barcos con destino a Islandia se hicieron a la mar. " “Hallfred, el poeta intratable, " observó uno de los hombres de la corte, " ayer aún se encontraba fuera frente Agdanes " - " es posible, " dice el jarl, " se embarcará aquí en tres noches. " El jarl Eirik hizo entonces conducir a Gunnlaug hasta el barco. Hallfred lo acogió. Pronto un viento favorable sopló del lado de las tierras y estaban de alegre humor. Fue hacia el final del verano. Hallfred le dice a Gunnlaug: " ¿supiste que Hrafn, hijo de Onund, había pedido en matrimonio a Helga a la Bella?” Gunnlaug reconoció que sabía sobre eso algo, pero nada preciso. Hallfred le contó luego lo que conocía y añadió que mucha gente suponía que Hrafn no había sido menos distinguido que Gunnlaug. Entonces Gunnlaug dice la estrofa:

“El tiempo está tranquilo ahora; por otra parte, el viento del este juega violentamente, esta semana, del bosque cortado sobre la lengua de la tierra, me preocupo de eso poco. Lo que temo más, es que no se me considere más valiente que Hrafn; “El disipador del oro no esperará a ver encanecer tus cabellos. " Mi amigo, " dijo entonces Hallfred, " haría falta que tus relaciones con Hrafn tomen un mejor giro que el caso que me ocurrió a mí. Hace algunos inviernos, abordé en Leiruvag; tenía que pagar la mitad de un marco de dinero a un doméstico de Hrafn, pero lo quería retener. He aquí que Hrafn acude con cuarenta hombres, corta los cables y empuja el barco a lo lejos sobre una playa limosa y poco faltó que naufragara. Como consecuencia tengo de dejarle a Hrafn el cuidado de decidir el asunto y le pagué un marco he aquí lo que tuve que discernir con él. “Luego llegaron de allí para hablar de Helga, y Hallfred alabó su belleza. Gunntaug dijo entonces:

“Aunque blanda valientemente el fuego de la tempestad de Thund, No conseguirá ganar el amor de Jörd vestida con su ropa de tela; porque jugamos, cuando éramos más jóvenes, sobre las prominencias diversas del fuego del brazo en el país de los peces del brezo. " “Estos versos están bien dichos, " dijo Hallfred.






Capítulo 8
Capítulo 7
Capítulo 6
Capítulo 5
Capítulo 4
Capítulo 3
Capítulo 2
Capítulo 1
Original en francés
Share on Google Plus

About Gaby F

lectora, estudiosa de la historia antigua, especialmente la mitología germánica, indoeuropea. ".
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 berserkers opinando: