Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2007

La Saga de Hedin y Hogni Cap 7

7. La Estafa de Hedin


Se dice que poco después mientras Hogni salió a hacer una incursión, Hedin se quedó, y se encargó de vigilar su reino. Un día Hedin salió a cabalgar por el bosque para divertirse. Hacía buen tiempo ese día. De nuevo se encontró lejos de sus hombres. Llegó a un claro del bosque. Allí vio sentada en una silla a la misma mujer que había visto antes en Serkland, y ella parecía aún más bonita que antes. Una vez más dijo la primer palabra y le habló agradablemente. Le ofreció un cuerno que tenía tapa. El corazón del rey la anhelaba. Ella lo invitó a beber, y el rey estaba sediento porque se tornó caluroso, tomó el cuerno y bebió. Pero cuando él hubo bebido fue alterado extrañamente, porque no recordónada de lo que había pasado antes. Él se sentó y hablaron juntos. Ella preguntó si él encontró la dureza y la destreza en Hogni como ella le había dicho que sería. Hedin dijo que era cierto, "por allí no fue probada por nosotros ni una sola habilidad en la que él cayer…

La Saga de Hedin y Hogni Cap 6

6. Hedin y Hogni prueban sus Habilidades



El Rey Hogni estaba entonces en casa. Y cuando él se entera de que un famoso rey ha venido a sus tierras, lo invita a una gran fiesta en su casa. Hedin aceptó. Y cuando ellos estaban sentados, bebiendo, Hogni le preguntó a Hedin por qué asuntos había venido, o qué lo hizo viajar tan lejos hasta el norte del mundo. Hedin le dijo que él quería que ambos se enfrentaran en habilidades y talentos y así probaran su valor y fortaleza. Hogni dijo que él estaba preparado para eso. Y al siguiente día temprano fueron a nadar y a disparar a los blancos. Compitieron lanzadas y esgrima y en cada deporte estaban tan parejos que nadie podía encontrar alguna diferencia entre ellos, o decir quién era el mejor. Después ellos juraron hermandad y acordaron compartir todo por igual. Hedin era joven y soltero, Hogni era algo más viejo. Él estaba casado con Hervor, la hija de Hjorvard, el hijo de Heidrek Wolfskin. Hogni tenía una hija que llamada Hild. Ella era la …

El Kalevala - cap III

IIIWAINAMOINEN Y EL JOVEN JOUKAHAINEN


El viejo, el impasible Wainamoinen pasaba los días de su vida en los bosques y las landas de Kálevala. Allí entonaba sus cantos y manifestaba su ciencia.Día y noche sin interrupción retumbaba su voz. Re¬petía sus antiguos recuerdos, celebraba el origen de las cosas, los misterios que todos los hombres juntos no sabrían cantar, que todos los hombres juntos no sabrían comprender en su pobre vida, en las horas su¬premas de sus días perecederos. La fama de la sabidu¬ría del runoya se extendió a lo lejos; voló hasta las regiones del Mediodía, hasta las alturas de Pohjola.

He aquí, pues, que el joven Joukahainen, el cenceño mancebo de Laponia, paseando un día por su aldea, oyó contar la maravillosa nueva; supo que allá en los bosques y landas de Kálevala, sabían cantos mejores que los suyos, que los que él aprendió de su padre.
Esto le llenó de cólera. Al mismo tiempo una terri¬ble envidia se encendió en su pecho contra Waina¬moinen, porque comprendió que …

La Saga de Hedin y Hogni Cap 5

5. Hedin se entera sobre el Rey Hogni



Había un rey llamado Hjarrandi quien gobernó en Serkland. Tenía una esposa y un hijo llamado Hedin. Hedin creció hasta ser un hombre pronto, de excelente fuerza, estatura y habilidades. Se embarcó en su juventud a hacer la guerra y así se volvió un rey del mar e hizo incursiones en amplios territorios como España y Grecia y todas las tierras cercanas, tanto que tuvo a veinte reyes súbditos de él, que le pagaban tributo y mantuvieron sus tierras bajo su dominio.

Hedin se pasó el invierno en su casa en Serkland. Se cuenta que una vez Hedin fue a cazar con su séquito. Estando solo en un claro del bosque vio a una mujer de agraciado aspecto sentada en una gran y alta silla. Ella lo saludó cortésmente. Él preguntó su nombre, y ella le respondió: Gondul. Después de esto conversaron juntos. Ella le preguntó por sus hazañas, y él estuvo feliz de contarle todo. Le preguntó si ella conocía a algún rey valiente y robusto, o famoso y exitoso como él. Ell…

La Saga de Hedin y Hogni Cap 3 y 4

3. del Vikingo Sorli



En ese momento, cuatro y veinte años del otoño de la Paz de Frodi, gobernó sobre Uplands en Noruega un rey llamado Erling. Tenía reina y dos hijos. Sorli el Fuerte era el mayor, y Erlend el más joven. Eran hombres prometedores. Sorli era el más fuerte de los dos. Partieron haciendo una incursión en cuanto fueron mayores. Lucharon contra Sindri el Vikingo, el hijo de Sveigir, el hijo de Haki el rey-del-Mar, en el Elfar Skerries, y Sindri fue derrotado con toda su banda. En esa batalla Erlend Erlingsson cayó también. Después de que Sorli navegó hacia el báltico oriental y acosó la zona e hizo tantas grandes hazañas que tomaría un tiempo largo escribirlas a todas.




4. de Sorli y el Rey Hogni



Halfdan era otro rey. Él gobernó Dinamarca. Su trono estaba en Roskilde. Se había casado con Hvedna la “Elder”. Sus hijos eran Hogni y Hakon. Ellos eran hombres excelentes en fuerza y estatura y cada talento. Partieron a una incursión en cuanto estuvieron totalmente crecidos. …

El Kalevala - cap II

II
KÁLEVALA


Wainamoinen encaminó sus pasos a través de aque¬lla isla situada en medio del mar, a través de aquella tierra desolada y sin árboles. Largos años vivió en la tierra estéril, en la isla sin nombre.
Y pensó en su espíritu, meditó en su cerebro: "¿Quién vendrá ahora a sembrar este campo? ¿quién lo llenará de gérmenes fecundos?"
Sampsa, el dios de los campos, sembró el agro; de¬rramó el grano sobre las llanuras y las ciénagas, sobre el talud y la tierra blanda, y en los espacios rocosos. Sembró el pino en las colinas, el abeto en los altoza¬nos, el brezo en las arenas, y plantó los jóvenes arbustos en los valles.

El viejo, el impasible Wainamoinen, acudió a ver la obra de Sampsa. Observó que los jóvenes retoños se habían desarrollado, que los árboles habían crecido. Sólo la semilla de la encina no había fecundado; sólo el árbol de Jumala no había echado raíces.
Entonces cuatro doncellas, divinidades de las aguas, surgieron del seno de la onda y se pusieron a segar las al…

La Saga de Hedin y Hogni - Cap II

2. Odin y el Trato de Freyja


Había un hombre llamado Farbauti. Él era un simple granjero y tenía una esposa llamada Laufey. Ella era delgada y pequeña, por lo que fue llamada su Aguja. Ellos tenían un niño, un hijo llamado Loki. Él no había desarrollado un físico fornido.Aunque pronto tuvo una lengua afilada. Ágil y rápido en sus movimientos. Él superó a otros hombres en esa clase de sabiduría que se llama astucia. Era muy astuto, incluso desde temprana edad, por lo que ellos lo llamaron Loki Laeviss, Furtivo-como-(el)veneno. Partió para Asgard para encontrar Odin y se volvió su hombre. Odin siempre habló según el consejo de Loki cualquier cosa él hizo. Por supuesto, Odin también le puso tareas difíciles, pero Loki logró hacerlas mejor de lo esperado. Conocía más que suficiente cada cosa que Odín hacía, y le contó todo a Odin lo que él sabía.Ahora se dice que Loki se enteró sobre Freyja y su collar: cómo lo consiguió y lo que ella había pagado. Él le dijo a Odin. Y cuando supo Odin est…

La Saga de Hedin y Hogni

El Cuento de SorlioLa Saga de Hedin y Hogni


1. de Freyja y los enanos

Había al este de Vanakvisl en Asia un lugar llamado Asialand o Asiaheim. Y se llamaron las personas que vivieron allí Aesir, y ellos llamaron al pueblo principal Asgard. Odin era el nombre del rey que gobernó esas tierras. También había un gran santuario allí. Odin estableció a Njord y Frey como altos sacerdotes. La hija de Njord se llamaba Freyja. Ella acompañó Odin y era su amante. Había algunos hombres en Asia, uno llamado Alfrigg, el siguiente Dvalin, luego Berling y Grer. Ellos no tenían su casa lejos del palacio del rey. Eran tan buenos artesanos que todo lo que tomaban en sus manos lo podían hacer bien. Se llamaron a hombres como éstos, enanos. Ellos vivían en cierta roca. Andaban entre las personas más por esos días que ahora. Odin amó mucho a Freyja, y de hecho ella era la más hermosa de todas las mujeres que vivían entonces. Ella tenía una habitación privada, muy bien asegurada con fuerte protección, se d…

El Kalevala - cap VIII

VIIIWAINAMOINEN Y EL GIGANTE WIPUNEN El viejo, el impasible Wainamoinen, el runoya in¬mortal, hallábase ocupado en construir un navío, un navío nuevo, en la punta del promontorio nebuloso, de la isla rica en umbrías. Y cantaba, cantaba un canto mágico a cada parte que construía .Pero cuando llegó el momento de ensamblar las planchas, de tajar la proa y redondear la popa, tres palabras le faltaron de repente.El viejo, el impasible Wainamoinen, el sabio sin edad, exclamó: "¡Ah, desdichado de mí! ¡Mi navío no podrá sostenerse a flote, mi nueva barca no podrá na¬vegar en el agua!"Se puso a reflexionar profundamente preguntándose dónde encontraría las palabras, las ocultas palabras mágicas.Un pastor salió a su encuentro y le dijo: "Encontra¬rás cien palabras, mil sagradas runas, en la boca de Antero Wipunen, en el vientre del prodigioso gigante. A él debes dirigirte. El camino para llegar allá no es muy bueno, pero tampoco es de los peores. Hay que recorrer el primer tramo s…

El Kalevala - cap VII

VII
LEMMIKAINEN EL AVENTURERO


Hora es ya de hablar de Athi Lemmikainen, de cantar al bullicioso y astuto mozo.
Athi, el bullicioso hijo de Lempi , fue educado por su dulce madre en una casa construida a orillas del ancho golfo, detrás del promontorio de Kauko.
Allí creció Kaukomieli , nutriéndose de peces, hasta llegar a ser un hombre entre los hombres, un héroe de hermoso rostro, de tez rosada y fresca, erguida cabeza, noble y soberbio el ademán. Pero tenía un pe¬queño defecto, una costumbre poco digna de elogio: siempre vivía en pos de las mujeres, pasando sus no¬ches a la caza de aventuras, frecuentando las alegres veladas de las mozas, los ruidosos juegos de las de lar¬gas trenzas.

Y sucedió que había en la isla de Saari una rubia doncella, una radiante flor, llamada Kylliki. Crecía y se hacía mujer en la ilustre casa de su padre, sen¬tada en el escaño de honor.
Y la fama de su belleza voló a lo lejos; y de todas partes acudieron pretendientes a solicitar su mano. El bullicioso Lemm…

Saga de Odd Cap V - continuacón

Ni siquiera podían tumbar el mástil y tuvieron que achicar constantemente el agua, La tempestad fue tan violenta que pensaron que los barcos se hundirían bajo sus pies.
Entonces llama Gudmund desde su barco a Odd y dice:
_¿Qué decisión vas a tomar?
_Sólo se puede decir una cosa _advirtió Odd.
¿Cuál es?- preguntó Gudmund.
Coged todas las mercancías finesas y arrojarlas por la borda _ dijo Odd.
_¿De qué les servirá a ellos?_ replicó Gudmund.
Dejemos que los fineses lo comprueben por sí mismos_ contestó Odd.
Y sucedió que toda la mercancía finesa fue arrojada al agua. A continuación observaron que ésta corrió hacia delante por una borda y hacia atrás por la otra hasta que formó una especie de hato, entonces corrió impetuosamente contra la tempestad hasta que desapareció de la vista. Poco después de esto ven tierra, y la mayoría estaban agotados por el esfuerzo, excepto los parientes y Ásmund.
Finalmente toman tierra. No se dice cuánto tiempo estuvieron en el mar. Descargan entonces los b…

Saga de Odd- Cap. V

V
ENCUENTRO CON LOS BIARMOS Y FINESES

Caminan hasta que llegan al túmulo, y se ciñen fardos, porque allí no faltaba la plata. Cuando han acabado regresan a los barcos. Odd preguntó cómo había ido y le dijeron que bien y que no faltaba el botín.
_Coged ahora al copero_ ordenó Odd_ y vigiladlo con atención, porque sus ojos están fijos en la tierra. Parece que no le fue tan mal con los viramos como hizo creer.
Odd se dirigió al túmulo mientras Gudmund y Sigurd vigilaban los barcos. Se sientan y tamizan la plata, y el copero estaba sentado entre ellos y, cuando se encontraban desprevenidos, echó a correr hacia tierra y ya no le volvieron a ver.
Seguidamente, Odd y los suyos llegan al túmulo. Entonces ordenó Odd:
_Preparémonos fardos, cada uno según sus fuerzas, de manera que podamos llegar llenos.
Estaba amaneciendo cuando se alejaron del túmulo. Caminan gasta que el sol está en lo alto. Entonces Odd se detiene de repente.
_ ¿Por qué no sigues?_ preguntó Ásmund.
Y de repente se encuentran con…