El Libro de las sagas

HISTORIAS DE LA GENTE DE ISLANDIA

-por Alice S. Hoffman "El Libro de las Sagas"

traducción Nottwulfa

Ahora, en los días cuando Harald Hairfair se hacía el único Rey sobre toda Noruega, muchos reyes y muchos jefes poderosos mantuvieron el control de porciones diversas de la tierra. Y Harald barrió con todo a través del país, poniendo a todo ante él. Y fue claramente visto que él y no otro rey o jefe podía prosperar en la tierra. Y muchos se sometieron y se convirtieron en hombres del rey, y muchos murieron en vez de someterse. Y otros, cuando oían que Harald iba hacia ellos, juntaban sus familias cerca de ellos y, tomaban y almacenaban lo que les daba la tierra. Y de este modo fueron poblados las Islas Faroe, y las Orcadas, e Islandia, y muchos hombres peregrinaron hacia el norte para Inglaterra y Escocia e hicieron de estas tierras su hogar.

Ahora, había un hombre llamado Ketil Flatnose, fue un jefe poderoso y de alta cuna. Y cuando Ketill escuchó sobre la acuñación de Rey Harald Hairfair, estimó que no podría de ningún modo tener la esperanza de poseer su tierra en contra de él. Y llamó a sus parientes. Y habló con ellos, diciendo que de su parte estaba dispuesto a librar batalla contra Harald y sufrir la muerte como otros jefes habían hecho.

Y “ sino, ” dijo él, “ no los induciría por mi voluntad a un problema tan grande, pues sé que ustedes no me dejarían, si bien sería prueba de valentía seguirme.” Y Bjorn, el hijo de Ketill, respondió: “Daré a conocer mis deseos de inmediato. Seguiré el ejemplo de hombres nobles y volaré de esta tierra.” Y en estas palabras de Bjorn hubo una gran alegría. Y como nadie - se hallaba - en contra de este consejo, se tomó la decisión de que todos deberían dejar el país.

Y Bjorn y Helgi, otro hijo de Ketill, ha
blaron de Islandia, dijeron que habían oído noticias agradables del lugar, tanto de que la tierra era buena, como de que allí abundaba la ballena y el salmón y otro tipo de pesca todo el año.

Pero Ketill estaba dispuesto a ir hacia el oeste sobre el mar, dijo que había incursionado allí por todas partes, y conocía al dedillo esas tierras, y esa era la mejor oportunidad de obtener un sustento.
Así es que ocurrió que los parientes se dividieron.




Y Bjorn y Helgi fueron a Islandia, y su padre, Ketill, con su hija, Unn, lo Sabia, y muchas de sus relaciones, viajaron al oeste por ultramar a Escocia. Y los grandes hombres de esa tierra recibieron a Ketill bien, y le dieron una alta posición, pues él fue un hombre de renombre. Ketill y todos sus parientes, excepto Thorstein, el hijo de Unn, se reacomodaron allí y prosperaron.

Pero Thorstein, quien fue designado “el Rojo,” se dedicó a luchar, y arrasar Escocia, y combatió en muchas batallas, y siempre obtuvo la victoria. Y las gentes de Escocia hicieron las paces con él y le dieron media Escocia para él. Y al poco tiempo de esto, Thorstein fue traidoramente asesinado. Y acerca de esta
vez también aconteció que Ketill murió.

Y fue un tiempo de guerra y gran desasos
iego, y Unn, lo Sabia, estimó que ella y sus parientes no tendrían más prosperidad en Escocia. Y ordenó que un gran barco se construyera en secreto en un bosque, y cuando se terminó ella lo proveyó y almacenó mucha riqueza en él.

Y llevaron el barco a la zona costera, y Unn
llevó con ella a todos sus parientes que estaban todavía vivos. Y los hombres estimaron que nunca antes una mujer había hecho tales cosas como ella, para obtener tanta riqueza y compañeros en forma segura en secreto durante tiempos de guerra. Pero en todas las cosas fue Unn sabia, y sin igual entre las mujeres.

Y Unn zarpó con muchos hombres de valor y alta cuna. Y uno de los más dignos se llamaba Koll. Y navegaron para las Orcadas, y allí Unn dio una de las hijas de Thorstein el Rojo en el matrimonio, y de ella descienden todas las familias de los condes de Orcadas.

Luego navegaron otra vez para las
Islas Faroe, y allí otra hija de Thorstein el Rojo fue casada, y de ella desciende la raza más noble de esa tierra.

Y navegaron otra vez a Islandia. Y fuera del sur de esa tierra su barco se quebró en astillas, pero todas las pers
onas y bienes se salvaron. Y Unn salió a buscar a Helgi, su hermano, quien había viajado a Islandia.
Al mismo tiempo que Ketill viajó a Escocia. Y Helgi llegó al encuentro de Unn, y ella contaba con sus veinte seguidores, pues Unn era magnánima. Y Helgi le ordenó enviar fuera a diez hombres de ella, llegan y se quedan con él. Pero Unn se apartó encoleriza
da llamándole patán.

Y ella viajó a Broadfirth, donde en la costa sureña vivía Bjorn, quien fue también su hermano. Y Bjorn escuchó acerca de su llegada y salió a su encuentro con muchos seguidores, pues él conocía su orgullo y valor.

Él la saludó de manera cordial, y la invitó como así también a los demás seguidores a quedarse con él. Y Unn estaba contenta, y le dio las gracias por su relación honorable.

Unn se quedó todo el invierno c
on Bjorn, y él la entretuvo con trato señorial, pues él estaba bien económicamente y no escatimó sus medios.

Y en la primavera Unn y su gente se embarcaron de Broadfirth y alcanzaron unos ness donde se comieron su comida de mediodía, y desde ese día el lugar fue llamado Daym
ealness. Y luego navegaron y llegaron a otros ness, y allí Unn perdió su peine, y ese lugar desde entonces ha sido llamado Combness.


Y Unn anduvo de un sitio a otro a todo lo largo de los Broadfirth Dales y se encariñó con esas tierras tanto como ella lo haría. Ahora, era costumbre de los viajeros al llegar a tierra nueva llevar a bordo con ellos los pilares sagrados del asiento alto de su casa vieja. Y cuando el barco se acercó a la costa donde vivirían, los pilares fueron arrojados por la borda, y fueron a la deriva con el viento y las olas hasta que se dieron por vencidos en la playa. Y se creía que en este lugar los dioses deseaban que la casa debería construirse.

Y Unn manifestó que ella podría construir una casa. Y ella dirigió su barco al frente de la bahía donde se lavan las costas de Broadfirth Dales. Y ella ordenó que los pilares del trono debieran ser lanzados al agua sobre el costado del barco. Y donde fueron lavados en tierra allí Unn hizo eso para construir ella una casa. Y fue llamada Hvamm, y Unn vivió allí. Y allí Koll se casó con Thorgerd, hija de Thorstein el Rojo.

Y Unn dio el festín nupcial, y Thorgerd tomó como su dote todo el Valle del Río del Salmón, y allí establecieron su casa. Y valiente fue Koll, y mucho y de alta cuna. Y el hijo de Koll y Thorgerd se llamó Hoskuld.

Y para muchos de sus seguidores Unn dio parte de sus tierras tomadas. Pero para Olaf Feilan, quien fue el hijo menor de Thorstein el Rojo, ella estaba dispuesta a dar todas sus pertenencias cuando muriera. Y alto, fuerte y bello de contemplar fue Olaf, y Unn le amó por encima de todos los hombres.

Y la pesada carga de la edad encontró ahora a Unn, y un día que ella llamó a Olaf Feilan y dijo: “Está mi mente, pariente, que deberías asentarse y casarte.” Y Olaf contestó que él estaba muy contento de gobernar todas las cosas por ella.








Share on Google Plus

About Gaby F

lectora, estudiosa de la historia antigua, especialmente la mitología germánica, indoeuropea. ".
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 berserkers opinando: