El dios humeante

http://www.alazul.com/libro/289/dios-ahumado

El Dios Humeante, o un Viaje al interior de la Tierra es el relato de un marinero noruego que navegó a través de una entrada al interior de la Tierra en el Polo Norte.
Willis George Emerson recibe aviso urgente de Olaf Jansen al que conocía desde hacía dos años:
"Era apenas las dos de la mañana cuando el sonido vigoroso de mi timbre me despertó de un sueño apacible. El intempestivo perturbador resultó ser un mensajero que llevaba una nota, garabateada y casi ilegible, de un viejo vikingo llamado Olaf Jansen. Después de mucho interpretar, descifré la escritura que decía simplemente: “Enfermedad de muerte.  ¡Ven!.” La llamada era imperativa, y no perdí ningún momento en hacer preparativos para cumplirla".
El viejo marino escandinavo, Olaf Jansen, deposita en Emerson su confianza y su historia:
"Finalmente puso en mis manos ciertos datos, dibujos y mapas toscos. “Éstos,” dijo como epílogo, “lo dejo en tus manos. Si puedo obtener tu promesa de darlos al mundo, moriré feliz, porque deseo que la gente pueda conocer la verdad, porque entonces todo el misterio referente a las gélidas tierras del norte será explicado". 
Olaf Jansen y su padre inician el periplo:
"Mi nombre es Olaf Jansen. Soy noruego, aunque nací en la pequeña ciudad marítima rusa de Uleaborg...Mi padre estaba animado, debido a los excelentes y satisfactorios ingresos...con la venta de algunos colmillos de la marfil que él había encontrado en la costa del oeste de la tierra de Francisco José durante una de sus travesías norteñas el año anterior, y él expresó la esperanza de que esta vez puede ser que seamos otra vez lo suficiente afortunados...En los primeros días tuvimos mar abierto y viento favorable, y después encontramos mucho hielo y muchos icebergs...".
"Mi padre era un devoto creyente de Odín y Thor, y con frecuencia me había dicho que fueron los dioses que vinieron más allá del “viento del norte.”
“Hijo mío, ¿eres tú el que quiere ir conmigo y explorar -- para ir más allá de donde el hombre nunca se ha aventurado?” Contesté afirmativamente. “Muy bien, replicó”. “¡Puede que el dios Odín nos proteja!” y, rápidamente ajustando las velas, él echó un vistazo a nuestra brújula, girando la proa directamente hacia el norte con rumbo a un canal abierto, y así nuestro viaje había comenzado".
El viaje no era fácil:
"Nuestro barco se retorcía en convulsiones. Sabíamos que algunos icebergs estaban cerca de nosotros a uno u otro lado, pero afortunadamente el canal estaba abierto directamente hacia norte. ¿Pero, permanecería así?"... Sobre el tumulto ensordecedor de las olas rabiosas, oí la voz de mi padre. “Se valeroso, hijo mío,” gritó, “Odín es el dios de las aguas, el compañero del valiente, y está con nosotros. No tengas miedo.”.
"Dos de nuestros barriles de agua estaban en la bodega principal, ambos estaban vacíos. Teníamos provisiones justas, pero no agua potable"."El sol quemaba oblicuamente, como si estuviéramos en una latitud meridional, en vez del norte más extremo".
"Intenté olvidarme de mi sed ocupándome de traer un poco de alimento y un recipiente vacío de la bodega. Agarrándome al larguero, llené el recipiente de agua con el propósito de lavarme las manos y la cara. Para mi asombro, cuando el agua entró en contacto con mis labios, no estaba salada. El descubrimiento me asusto. “¡Padre!” Jadeé, “¡el agua, el agua; es potable!” “Qué, Olaf?” exclamó mi padre, echando un vistazo precipitado alrededor. “Te confundes seguramente. No hay tierra. Estas desvariando.” “¡Pero pruébala!” Grité".
Un extraño descubrimiento:
"Un día en esa época, mi padre me sorprendió llamando mi atención sobre un nuevo avistamiento, lejano, en frente nuestro, casi en el horizonte.
“Es un sol falso,” dijo mi padre. “He leído de ellos; se llama reflexión o espejismo. Pronto desaparecerá. Pero este falso sol rojo apagado, tal como creímos que ocurriría, no desapareció...".
"Pero me parecía que fui despertado inmediatamente por sacudidas vigorosas en mis hombros, efectuadas por mi padre, diciéndome: “Olaf, despierta; ¡hay tierra a la vista!”... Navegamos por tres días a lo largo del litoral, después llegamos a la desembocadura de un fiordo o de un río de un tamaño inmenso... ".
"Repentinamente nos asustamos de haber perdido el juicio al oír cantar a lo lejos. Muy  pronto después de eso descubrimos una nave enorme que se deslizaba río abajo directamente hacia nosotros".
"El navío inmenso se detuvo brevemente, y casi inmediatamente, una barca fue bajada y seis hombres de estatura gigantesca remaron hacia nuestro pequeño balandro. Nos hablaron en una lengua extraña".
"Nos hemos lucido, me dijo mi padre. “Éste es el cumplimiento de la tradición que me contó mi padre y el padre de mi padre, y aún más por muchas generaciones de nuestra raza. Ésta es, absurdamente, la tierra más allá del viento del norte.”
"Mientras tanto, habíamos perdido de vista los rayos del sol, pero encontramos una radiación “dentro” emanando del sol rojo apagado que había atraído ya nuestra atención, ahora emitiendo una luz blanca... Pronto vimos que esta gente extraña era devotos de esta gran nube de noche. Era “El Dios Humeante” del “mundo interno.”  
Olaf Jansen y su padre llegan a una ciudad llamada "Jehu":
"Nunca vi tal exhibición de oro. Estaba por todas partes. Los marcos de las puertas estaban decorados con, y las mesas chapeadas, láminas de oro. Las bóvedas de los edificios públicos eran de oro.... Los racimos de uvas eran de entre 1 y 1,5 metros de longitud, cada uva era tan grande como una naranja, y las manzanas más grandes que la cabeza de un hombre...". 
"Un día un enviado del soberano de “Edén” vino a vernos, y  durante dos jornadas completas nos hicieron a mi padre y a mí una serie de preguntas que sorprendían. Deseaban saber de dónde vinimos, que clase de gente vivía “fuera,” qué dios adorábamos, nuestras creencias religiosas, el modo de vivir en nuestra tierra extraña, y mil y una otras cosas".
"He descubierto que la lengua de la gente del mundo interno es como el Sánscrito".
Olaf Jansen y su padre son llevados a "Edén":
"La ciudad de “Edén” está situada en lo que se parece ser un valle hermoso...Es el lugar más hermoso que he contemplado nunca... En este jardín cuatro ríos tienen su nacimiento en una fuente artesiana poderosa. Se dividen y fluyen en cuatro direcciones. Este lugar es llamado por los habitantes el “ombligo de la tierra,” o del principio, “la cuna de la raza humana.” Los nombres de los ríos son Éufrates, Pisón, Gihón, y el Hiddekel".
Conocieron otras ciudades y sobre las costumbres de sus habitantes:
"Aprendimos que los varones no se casan antes de que tengan entre setenta y cinco o cien años, y que la edad en la cual las mujeres se incorporan al matrimonio es solamente un poco menor, y que los hombres y las mujeres viven juntos con frecuencia de seiscientos a ochocientos años, y a veces mucho más viejos".
"Durante el año siguiente visitamos muchas aldeas y ciudades prominentes, entre ellas las ciudades de Nigi,  Delfi, y de Hectea".
"Un día vimos una gran manada de elefantes...Harían un promedio sobre 30 metros de longitud y entre 22 y 25 metros de altura".
Olaf Jansen y su padre, después de dos años, deciden volver al mundo exterior:
"A su debido tiempo volvimos a Jehu, en donde pasamos un mes para organizar y reacondicionar nuestro pequeño balandro"...  Después de que nuestros hermanos gigantes hubieran botado nuestro pequeño balandro para nosotros, estaban cordialmente apesadumbrados por la partida, y mostraron mucha preocupación por nuestra seguridad".
 http://www.alazul.com/libro/289/dios-ahumado
Share on Google Plus

About Gaby F

lectora, estudiosa de la historia antigua, especialmente la mitología germánica, indoeuropea. ".
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 berserkers opinando: