La Saga de Gunnlaug Lengua de Serpiente





La Saga de Gunnlaug Lengua de Serpiente
1899, French, transl. Félix Wagner, from the original 'Gunnlaugs saga ormstungu'.
La Saga de Gunnlaug Langue de Serpent

Traducido por GABY F.


Capítulo 1
Había un hombre llamado Thorstein; era hijo de Egil Skallagrimsson y de Asgard, hija de Bjorn. Thorstein vivía en Borg, en Borgarfjord; era un hombre rico en bienes y un gran señor; era inteligente, flexible en el trato y razonable en toda cosa. Sin destacarse por la talla ni por la fuerza corporal como su padre Egil, era sin embargo un personaje de los más distinguidos, e inspiraba simpatía a todo el mundo.

Thorstein era un hombre de bella apariencia, con cabellos rubios y ojos de una belleza notable. Tenía como mujer a Jofrid, hija de Gunnar, hijo de Hlif. Jofrid se había casado primero con un hijo de Tungu-Odd, de nombre Thorodd; éste tuvo de ella una hija, Hungerd, que se criaba en Borg en la casa de Thorstein. Jofrid era una mujer de gran energía. Thorstein tuvo numerosos niños; con ella pero pocos de ellos desempeñan un papel en esta saga. Skuli era el hijo mayor de sus hijos; el segundo se llamaba Kollsvein, el tercero Egil.
Contamos que un día de verano un barco que venía del mar entró en la desembocadura de Gufa. Barth era el nombre del piloto; era de origen noruego y rico, bastante de edad y sabio. Thorstein empujó su caballo hasta el barco y, como reglamentaba habitualmente las condiciones del mercado, también lo hizo esta vez.
Los noruegos fueron albergados por todos los lados; el piloto, recibió hospitalidad en casa de Thorstein, porque había manifestado el deseo.
Al Noruego le gustaba mucho ocuparse de los sueños. En primavera Thorstein le pidió si quería acompañarle a Valfel. Era el lugar donde los habitantes del Borgarfjord tenían su thing, y Thorstein se había enterado que una pared de su tienda se había derrumbado. El Noruego consintió en eso. Se encuentran pues en el camino tres y llegaron a Valfel a un campo llamado" Cueva de los zorros”. Allí vivía un hombre pobre, de nombre Atli; era granjero de Thorstein. Thorstein le ordenó venir con él para ayudarle en el trabajo y llevarse un hacha y una laya. Así fue hecho. Llegaron cerca de las paredes despojadas de su tejado, ellos se dirigieron a la obra y desmontaron el sitio. Luego Thorstein y Barth se sentaron en él. Thorstein se durmió y tuvo un sueño agitado. Barth, sentado a su lado, lo dejó soñar. Cuando él se despertó " se sintió incómodo. El Noruego le pregunto sobre qué había soñado para haber estado tan agitado durante el sueño. Thorstein respondió: " los sueños no significan nada. " Pero por la tarde, regresando, el Noruego le preguntó de nuevo lo que había soñado. " Si te cuento mi sueño, Dice a Thorstein, " me lo interpretarás. " Barth prometió tratar, y Thorstein dijo: " he aquí lo que soñé: me parecía estar en Borg, delante de la entrada principal de mi casa; levantando la mirada hacia el cielo, percibí sobre la cumbre del tejado un cisne bello y soberbio y creía que me pertenecía. Luego vi bajar de las montañas un águila que se acercó, llegó para ponerse cerca del cisne y se echó a conversar amistosamente con él; Y éste me aparecía regocijarse de eso. Entonces observé que el águila tenía los ojos negros y garras de hierro, y él me parecía muy intrépido. Pronto vi venir del sur otra ave que también se dirigió hacia Borg y fue a posarse sobre el tejado al lado del cisne y trató de ganar su favor. Era también una gran águila. Creí luego observar que el águila que había llegado primero entraba en una cólera violenta contra el recién llegado; se pelearon mucho tiempo y con mucho encarnizamiento y comprobé que sangraban los dos. Se pelearon tanto y si aunque cayeron de una y otra parte de la pared de la casa: ambos habían muerto. El cisne se quedó sobre el tejado; estaba muy triste. Al momento vi llegar un ave del lado del oeste; era un halcón. Se puso al lado del cisne y se comportó tiernamente hacia él. Luego despegaron los dos juntos en la misma dirección; y en eso me desperté. " " Este sueño, " añadió, " tiene apenas significado; probablemente anuncia tormentas que se amontonan en los aires y que llegan del lado de donde las águilas me parecieron venir. "-" tal no es mi opinión, " respondió Barth. " Toma en este sueño, " repitió a Thorstein, " los hechos que te aparecen los más significativos, y explícamelos " Barth dijo: ambas aves designan sin duda los espíritus tutelares de grandes hombres. Tu mujer está embarazada y dará a luz a una hija hermosa y soberbia a la que querrás mucho. Hombres distinguidos llegarán de comarcas de donde vinieron las águilas y pedirán a tu hija en matrimonio; concebirán por ella el amor más vivo; por ella reñirán y perecerán los dos por su causa. Llegará luego el tercer país de donde vino el halcón; pedirá a su vuelta la mano de tu hija y es a él que se consagrará. "" He aquí la interpretación de tu sueño, " añadió, " tal, como pienso que va a realizarse. " Thorstein respondió: " este sueño está muy mal interpretado y de modo desatento, " dijo, " me gusta creer que eres apenas hábil para explicar los sueños. " Barth repitió: " tú mismo experimentarás cómo las cosas pasarán. " Desde este momento Thorstein se mostró poco amable hacia el Noruego; éste dejó el país en la época en la que los islandeses cambian de vivienda, y no hablaremos más de eso en esta historia.
Capítulo 2

En el verano Thorstein hizo sus preparativos para ir al thing. Antes de irse, fue a encontrarse con Jofrid, su mujer, y le dijo: " he aquí lo que está pasando, " dijo; " estás embarazada; el bebé será abandonado, si nace niña;  Pero si es un varón, lo criarás. " Existía en Islandia, en tiempos paganos, un tipo de costumbre que permitía a la gente pobre y que poseía un gran número de niños aún jóvenes, de abandonar a sus recién nacidos; sin embargo era algo malo de hacer. Cuando Thorstein hubo hablado así, Jofrid respondió: " es un lenguaje poco digno de un hombre como tú; no puedes querer poner en ejecución este proyecto, tú que posees tantas riquezas y amigos. " Thorstein repitió: " conoces mi carácter y sabes lo que le cuesta al que no observa mis órdenes. "" Luego se fue para asistir al thing. Mientras tanto Jofrid dio a luz a una niña majestuosamente bella. Las mujeres quisieron llevar a la niña cerca de ella; pero fingió que era inútil. Hizo llamar al pastor de sus rebaños, que se llamaba Thorvard, y le dijo: " agarra mi caballo, ponle la silla y llévale esta niña a Hjardarholt, al oeste, a casa de Thorgerd, hija de Egil, y pídele que la críe secretamente de modo que Thorstein no sepa nada; porque siento un afecto  tan vivo por  esta niña que no puedo aceptar que sea abandonada. He aquí tres marcas de dinero que tendrás por recompensa. Thorgerd te facilitará la partida hacia el oeste, así como provisiones para el viaje por mar. " Thorvard hizo como se le había ordenado. Fue con la niña a Hjardarholt, al oeste, y la dejó en manos de Thorgerd. Ésta la hizo educar por uno de sus servidores que vivía en Leysingjastadir, en Hvammsfjord. A Thorvard proporcionó luego, en Skeljavik, en el Stein-grimsfjord, los medios para irse al oeste y suministros para el viaje. Se hizo a la mar en el verano y no se tratará más en esta saga.

Cuando Thorstein volvió del thing, Jofrid le dice que la niña había sido abandonada, así como lo había ordenado, y que el pastor había huido llevando su caballo. Thorstein encontró las cosas bien hechas y elige otro pastor.

Seis inviernos pasaron sin que el secreto fuese conocido. Entonces, un día, Thorstein se fue al oeste, a Hjardarholt, para asistir a un festín de su cuñado Olaf Hoskuldsson, que se contaba entonces entre los más distinguido de todos los señores del oeste. Thorstein, como se podía esperar, fue bien acogido. Entonces, un día, decimos, Thorgerd se hallaba metido durante la comida en una conversación con elevado Thorstein, su hermano, que ocupaba el  asiento de honor. Olaf, durante este tiempo se encontraba con otros convidados. Frente a ellos, sobre los bancos, estaban sentadas tres jóvenes chicas. Thorgerd dice entonces: " ¿cómo encuentras a estas jóvenes chicas que están sentadas aquí frente a nosotros?”

Muy bien, responde, pero hay una que mucho más bella; tiene la belleza de Olaf, la tez clara y los rasgos de nuestra gente de Myrar. Thorgerd repitió: es verdad, lo que dices, hermano; tiene la tez clara y nuestros rasgos  de habitantes del Myrar; pero con la belleza de Olaf no tiene nada común, porque no es su hija.

¿Cómo esto puede ser? Dice a Thorstein; " ella, sin embargo, es tu hija. Respondió: hermano, para decir verdad, esta niña es tu hija; y entonces contó todo lo que había pasado rogándole que lo perdonara por este engaño y a su esposa. Thorstein repitió: no puedo hacerle reproches sobre esto; tú sólo reparaste mis daños. Esta niña me agrada tanto que es para mí una gran felicidad tener un niña también bella; ¿pero cómo la llamamos? " " Helga es su nombre, " respondió a Thorgerd, " Helga la Bella. "-" ahora ", dice Thorstein, " vas a preparar todo para que puedas regresar conmigo. " Thorgerd así lo hizo. Después de esto Thorstein se despidió de ellos, después de haber recibido obsequios magníficos. Regresó a su patria y, con él, Helga que crece en Borg, objeto de la benevolencia y del afecto de su padre y de su madre.

Capítulo 3

Contamos que, en esta época, vivía en las orillas del río Hvita, en Gilsbakki, Illugi el Negro, el hijo de Hallkel. La madre de Illugi era Thurid Dylla, hija de Gunnlaug Lengua de Serpiente. Illugi era, después de Thorstein Egilsson, el señor más grande del Borgarfjord. Era un hombre muy poderoso, de un temperamento austero, pero condescendiente hacia sus amigos. Tenía como mujer a Ingibjorg, hija de Asbjorn Hardarson de Ornolfsdal. La madre de Ingibjorg era Thorbjorg, hija de Midfjardar-Skeggi. Los niños de Illugi y de Ingibjorg eran numerosos; pero poco de ellos serán mencionados en esta historia. Uno de sus hijos se llamaba Hermund, otro Gunnlaug. Ellos ambos eran en aquella época unos hombres hechos y justificaban las esperanzas más bellas. Gunnlaug, según lo que se cuenta, había alcanzado temprano todo el desarrollo de la fuerza viril; era grande y vigoroso, con cabellos de color castaño claro que bien le favorecía y tenía los ojos negros; pero la nariz no fue formada precisamente bien. Sin embargo sus rasgos despertaban simpatía. Era esbelto y de hombros robustos. Un hombre de bella apariencia, de un ardor excesivo en todo enfrentamiento; era presuntuoso de su naturaleza y de una ambición precoz, obstinado e inflexible en todo, excelente poeta y hábil para tocar el epigrama. Es por la razón que se le llamaba Gunnlaug Lengua de Serpiente. Queríamos más a Hermund que poseía las maneras de un gran señor.

Cuando Gunnlaug hubo alcanzado la edad de quince años, le pidió a su padre hacerle los preparativos de un viaje, diciendo que quería dejar el país y conocer otros pueblos. Illugi apenas estuvo dispuesto a consentir eso; Observó que no daría buena impresión en un país extranjero, ya que le parecía que en la casa, llegaba a disciplinarle sólo difícilmente.

Poco tiempo después pasó, una bella mañana, que Illugi, saliendo, se percibió que su reserva de provisiones fue abierta; vio seis sacos de mercancías afuera y mantas puestas sobre los caballos. Experimentó una cólera violenta. Pero Gunnlaug se le acercó y le dice: " soy yo quien hice sacar los sacos. " Illugi preguntó porqué había hecho esto. Respondió que eran las provisiones para su viaje. “No tendrás de mí ninguna especie de ayuda y no irás a ninguna parte sin mi consentimiento, " exclamó Illugi, e hizo recoger los sacos.

Luego de esto Gunnlaug se fue y llegó hacia la tarde a Borg. Thorstein lo invitó a quedarse allí y él aceptó. Gunnlaug contó a Thorstein lo que había pasado entre él y su padre. Thorstein también lo invitó entonces a quedarse tanto tiempo como quisiera. Así es como pasó allí el año entero, iniciado por Thorstein en el conocimiento de las leyes y que gozaba de la estima de todo el mundo. A Gunnlaug y a Helga les gustaba jugar al ajedrez juntos y no tardaron en concebir un afecto vivo uno por el otro, como la experiencia lo probó a continuación. Eran más o menos de la misma edad. Helga era muy bella según las personas bien informadas fue la mujer más guapa de Islandia. Su cabellera era tan abundante que podía envolverse con ella por entero, y tenía el brillo del oro cincelado; en Borgarfjord y muy lejos en los alrededores parecía no haber allí belleza que pudiera competir con Helga la Bella.

Entonces, un día que se encontraba reunido en la sala, en Borg, Gunnlaug dijo: " todavía hay en la ley un punto que no me hiciste saber: prometerse a una mujer. " - " esto no es muy largo, " respondió a Thorstein, y le expuso la manera de proceder. Entonces Gunnlaug dijo: " vas a ver si comprendí bien; Voy a tomar tu mano y a hacer como si me prometiera a Helga, tu hija. " Thorstein respondió: " esto me parece muy inútil. " Pero Gunnlaug toma en seguida su mano y: " Permítemelo a pesar de todo, " él dice”. Haz pues como lo entiendes, " repitió a Thorstein; " pero ellos todos los que están presentes aquí sabrán que es como si nada fuese dicho y que ninguna intención secreta se esconde bajo esto. " Luego Gunnlaug se prometió a Helga y preguntó a Thorstein si había procedido bien. Éste reconoció que bien había sido hecho, y esta escena les proporcionó mucho placer a los que prestaban atención a eso.

En Mosfell, al sur, vivía un hombre de nombre de Onund, rico en bienes y propietario de un godord[1] al sur. Estaba casado. Su mujer se llamaba Geirny; era hija de Gnup, cuyo padre, Molda-Gnup, había tomado posesión de Grin-davik, en el sur. Sus hijos eran Hrafn, Thorarin y Eyvind. Eran hombres de valor los tres; sin embargo Hrafn sobrepasaba a sus hermanos en toda relación. Era grande, fuerte, distinguido entre ellos todos y buen poeta. Cuando hubo alcanzado la edad de joven hombre, visitó los países extranjeros y fue feliz, en sus viajes.

Hacia este tiempo vivían al sur, en Hjalli, sobre las orillas de Olfussa, Thorodd el Sabio y su hijo Skapti. Thorodd era hijo de Eyvind. Skapti era en ese momento " hombre de la ley " en Islandia. La madre de Skapti era Rannveig, hija de Gnup Molda-Gnupsson. Skapti y los hijos de Ônund eran pues, en cuanto al parentesco, hijos de dos hermanas, y la armonía más cordial reinaba en la familia.
Más lejos, en Raudimel, vivía entonces Thorfin Selthorisson. Tenía siete hijos los cuales prometían ser hombres notables. He aquí los nombres de tres de ellos: Thorgils, Eyvind y Thorir. Eran los personajes más considerados por la región.
Todos aquellos a los que acabamos de nombrar vivían en la misma época.

Capitulo 4

Poco tiempo después llegó - y es el acontecimiento más notable que se haya cumplido en Islandia - que todo el país abrazó la fe cristiana y que la población entera abjuró la antigua creencia, Gunnlaug Lengua de Serpiente, quien estuvo viviendo durante tres años unas veces en Borg, en casa de Thorstein, y otras en la casa paterna, en Gilsbakki. Tenía en este momento dieciocho años Y se encontraba en las mejores relaciones con su padre.
En la casa de Illugi vivía un hombre de nombre de Thorkel, apodado el Negro; era pariente de Illugi y había sido criado en su casa. Una herencia que le ha tocado a él en Vatsdal, en As, al norte, él rogó  a Gunnlaug que lo acompañe. Éste consintió en eso. Ellos ambos se fueron juntos al norte, a As, y, gracias a la intervención de Gunnlaug, el dinero les fue devuelto por aquellos que lo guardaban. Volviendo hacia el sur, recibieron la hospitalidad en Grimstunga, de un rico bond[2] de este lugar. Al día siguiente por la mañana, el pastor tomó su caballo para hacer una carrera y, cuando lo devolvió, el animal estaba totalmente cubierto de sudor. Gunnlaug con su hacha golpeó tan violentamente al pastor  que lo dejó inconsciente. El bond no quiso que el asunto ello quedara allí y pidió una indemnización. Gunnlaug ofreció un marco[3]. El bond halló que era muy poco. Entonces Gunnlaug dice este verso:

“Ofrecí un marco a un hombre de una fuerza mediocre –
Dispensador del brillo de las olas,
Deberías disponerte a aceptar estos grises anillos de los dedos -
Te arrepentirás de eso, si dejas escapar de tu Bolsa el lecho común de la raza del dragón, que te concede el distribuidor de la semilla de Frodi. "
El acuerdo fue concluido así como lo proponía Gunnlaug, y, en seguida hacen el arreglo, se separaron.

Poco tiempo después, Gunnlaug le pidió por segunda vez a su padre los medios para emprender un viaje al extranjero. Esta vez será hecho según tu deseo, porque cambiaste mucho desde hace algún tiempo. " Luego Illugi se fue de su casa y compró la mitad de un barco para Gunnlaug estacionado en la desembocadura de Gufa, en casa de un hombre llamado Audun y apodado " el Dogo”. (Este Audun es el mismo que el que se negó a llevar fuera del país a los hijos de Osvif el Antiguo, después del homicidio de Kjartan Olafsson así como cuenta la saga Laxdoela; Gunnlaug sin embargo vivió después de esta época). Cuando IIlugi volvió a la casa, Gunnlaug le agradeció mucho. Thorkel el Negro se decidió a acompañarlo en su viaje. Sus provisiones ya se encontraban cargadas en el barco antes de que Gunnlaug llegara. Él estaba en Borg mientras que se equipaba en el buque y encontraba más agradable de conversar con Helga que ayudar a los vendedores en el trabajo.
Un día Thorstein pidió a Gunnlaug si quería acompañarle para ir a ver sus caballos en Langavatsdal. Gunnlaug aceptó ir. Se encuentran pues en el camino juntos y llegaron a un lugar llamado Thorgilsstadir, donde Thorstein poseía una cabaña de pastor. Allí se encontraban yeguas todas que pertenecía a Thorstein, cuatro en total, de pelo rojizo.

Había también un caballo soberbio, pero poco adiestrado, que Thorstein le ofreció a Gunnlaug como regalo. Éste respondió que no necesitaba caballos, ya que proponía hacerse a la mar. Fueron luego a otro corral donde había un caballo gris con cuatro yeguas. Era el mejor caballo que había en Borgarfjord, y Thorstein le rogó a Gunnlaug que acepte éste. Gunnlaug respondió: " No deseo más éste que el otro; ¿pero por qué no me ofreces lo que querría obtener?”-" ¿pues qué? “preguntó Thorstein. " Helga, tu hija, " dijo Gunnlaug. " Esto no se arregla tan rápidamente, " respondió a Thorstein, y empezó otra conversación.

Regresando a la casa a lo largo de Langa, Gunnlaug dijo: " querría saber cual respuesta piensas darme a mi pedido que concierne a Helga, tu hija. " Thorstein respondió: " no me preocupo de tus intenciones vanas. " - " esto no son intenciones vanas " repitió Gunnlaug; " hablo muy seriamente y debo saber lo que vas a responderme. " - " tú mismo deberías primero saber lo que quieres, " dice Thorstein; " " ¿No decidiste hacer un viaje en el extranjero? ¿Y haces como si quisieras casarte? No conviene soñar con un matrimonio entre Helga y tú, mientras eres tan irresoluto, y es inútil tener en cuenta la cosa. “- " ¿cuáles son pues tus proyectos respecto al matrimonio de tu hija, si no quieres en absoluto dársela al hijo de Illugi el Negro? ¿Y hay en Borgarfjord un hombre que goce de una mejor reputación que yo? " Thorstein respondió: " no establezco comparación; pero si eras un hombre como tu padre, no serías rechazado. "-" ¿tienes pues  a quién quieres darla aquí en Borgarfjord si esto no me pertenece? “Preguntó a Gunnlaug. Thorstein respondió: " Hay aquí una bella elección de hombres. Thorfin de Raudimel tiene siete hijos bien educados; entre ellos y tú no hay diferencia muy grande. "-" ninguno de los dos, " replicó a Gunnlaug, " ni Thorfin ni Onund se acercan al valor de mi padre; tú mismo debes cederle manifiestamente el paso; ¿por otra parte que puedes hacer prevaler contra el que se atrevió a emprender un proceso con Thorgrim Kjallakson?” Thorstein respondió: " Expulsé a Steinar, hijo de Onund a la vista horadante, lo que me parece una empresa medianamente intrépida. "-" has sido sostenido en este asunto por Egil, tu padre, " objetó a Gunnlaug; " además, la negativa de aceptarme en su familia arrastraría para varios habitantes consecuencias muy lamentables " Thorstein respondió: " profiere tus amenazas allá arriba sobre las montañas; aquí, en el país de las ciénagas, no te servirán para nada. "

Hacia la tarde llegaron a su casa. Al día siguiente por la mañana, Gunnlaug se fue a Gilsbakki y le pidió a su padre acompañarle a Borg para pedir a Helga en matrimonio. Illugi respondió: " eres un hombre irresoluto; estás dispuesto a dejar el país y ahora te comportas como si quisieras casarte; por otra parte, sé que tu proyecto no es el gusto de Thorstein. " - "sin embargo", dice Gunnlaug, " absolutamente valoro este viaje y vería con pesar que te negaras a ir conmigo. " Después de eso, Illugi fue con once hombres a Borg dónde fue recibido por Thorstein. Al día siguiente por la mañana, Illugi le dice a Thorstein: " querría tener una conversación contigo, y Gunnlaug lo mismo. " Thorstein respondió: " vayamos sobre la colina y hablemos allí. " Así fue hecho. Entonces Illugi repitió: " Gunnlaug, mi hijo, me dijo que había solicitado de ti la mano de tu hija Helga; ahora querría saber lo que será de este proyecto. Conoces a su familia y su fortuna; me ocuparé que nada le carezca por medio de propiedad territorial y de prestigio entre los hombres, si esto puede hacer avanzar el asunto. “Thorstein respondió: " tengo sólo un reproche que hay que hacerle a Gunnlaug: el caso es que es irresoluto. Si se te parece en cuanto al carácter, no vacilaría mucho tiempo. " Illugi dijo: " temo por el rompimiento de nuestras relaciones de amistad, si le niegas a mi hijo y a mí tu consentimiento a un matrimonio también favorable para ambas partes. "-" a favor de tus palabras y a favor de nuestra amistad, " respondió Thorstein, " Helga le será prometida a Gunnlaug; pero no será su novia; todavía esperará tres inviernos. Gunnlaug irá en país extranjero y se instruirá aprendiendo a conocer las costumbres de otros pueblos. Seré desecho todo compromiso si no vuelve entonces a la patria o si su carácter no me gusta. “Luego de estas palabras se separaron. Illugi regresó a su casa. Gunnlaug volvió a su barco. Pronto tuvieron un viento favorable y se hicieron a la mar. Llegaron a la costa de Noruega y navegaron por el golfo de Thrandheim hasta Nidaros
, donde echaron el ancla y desembarcaron sus mercancías.


Capítulo 5

En estos tiempos reinaban en Noruega el jarl Eirîk Hakonarson y su hermano Svein. Eirik tenía su residencia en Hladir, dominio que le había legado su padre; era un señor poderoso. Cerca del jarl vivía Skuli, el hijo de Thorstein; formaba parte de su corte y valoraba eso con gran estima. Gunnlaug y Audun el Dogo, decimos, se hicieron acompañar por doce hombres al interior del país de Hladir. Gunnlaug llevaba como trajes un vestido gris y unos pantalones blancos. Tenía un absceso en la articulación del pie y cuando caminaba salía de allí sangre y pus. En este estado se presentó delante del jarl y lo saludó respetuosamente. El jarl conocía a Audun y le preguntó por Islandia; éste contó lo que sabía. El jarl preguntó luego a Gunnlaug quién era, y éste le hizo saber su nombre y su familia. “Skuli Thorsteinsson, " dijo el jarl, " ¿cuál es la situación de este hombre en Islandia? " - "señor", respondió Skuli, " acójale bien, porque es el hijo del más distinguido de los islandeses, Illugi el Negro de Gilsbakki, y mi hermano nutricio. " El jarl prosiguió: " ¿que tienes en tu pie, islandés?” - " es un absceso, señor, " respondió a Gunnlaug. " ¿Sin embargo no cojeas? “Respondió el jarl. " No cojearé en absoluto, " fue la respuesta, " mientras mis dos piernas sean también largas. " Entonces un hombre del séquito, llamado Thorstein. Observó: " se jacta medianamente, este islandés, no sería malo que lo pongamos a prueba un poco. " Gunnlaug le lanzó una mirada y dice: " hay entre la gente del séquito un varón siniestro; tenga cuidado con fiarse de él, es malo y negro. "
Thorarin quiso coger su hacha, pero el jarl le apaciguó diciendo: " quédate tranquilo; no hay que inquietarse por declaraciones similares. ¿Pero qué edad tienes, hombre de Islandia? “- " tengo dieciocho inviernos, " respondió a Gunnlaug. " Querría jurar, " dice el jarl, " que no vivirás de esos otros dieciocho. " Gunnlaug repitió: " ¡no lances imprecaciones contra mí, jarl!” - " ¿que acabas de decir? preguntó el jarl. “Lo que me parece justamente, a saber es que no debes desearme desgracia; pero desea más bien el bien a ti mismo. "-" ¿pues qué? “dice el jarl. " Qué no encuentres una muerte igual a la del jarl Hakon, tu padre. " El jarl se volvió rojo como sangre y exclamó: " ¡llévate a este loco!” Entonces Skuli se acercó al jarl y dice: " escuche mis palabras, jarl; deja en paz a este hombre y qué se vaya de aquí. " El jarl respondió; " qué se aleje lo más de prisa posible y qué jamás se quede en mi reino, si quiere vivir en paz. " Skuli salió con Gunnlaug; bajaron al sitio de desembarco donde encontraron un barco preparado para hacerse a la vela con destino a Inglaterra. Es allá dónde Skuli condujo a Gunnlaug y su amigo Thorkel.
Gunnlaug le dejó a Audun, que cuide su barco, así como el dinero que no quería llevarse. Después de eso, Gunnlaug y sus compañeros singlaron hacia el mar de tierras Anglo. En otoño, llegaron al sur, al puerto de Londres, y con la ayuda de rodillos subieron su barco a la orilla.

Capítulo 6

En Inglaterra reinaba en aquella época el rey Ëthelred, hijo de Edgar. Era un príncipe excelente, quien tenía entonces su residencia al oeste, en Londres.
Antes de la conquista de Guillermo el Bastardo, Inglaterra tenía la misma lengua que Noruega; desde ese acontecimiento hablamos allí el lenguaje de Francia, porque Guillermo era originario de este país.
Gunnlaug fue en seguida cerca del rey para presentarle sus homenajes. El rey le preguntó de qué país era. Gunnlaug se lo dijo y añadió: A pesar de la longitud del trayecto, señor, vivamente aspiré a encontrarle, porque compuse un canto en su honor y querría hacérselo conocer. “El rey consintió a oírlo. Gunnlaug recitó su poesía de manera elegante y enérgica. He aquí el estribillo:
 “Todo el mundo habla del magnánimo príncipe de Inglaterra, como de un dios; la generación del rey belicoso como la del hombre del pueblo veneran a Ethelred. " El rey se lo agradeció por sus versos y le dio como recompensa un abrigo escarlata guarnecido de la piel más rica y adornado en la extremidad inferior con  un ribete de oro y lo acogió entre la gente de su séquito. Gunnlaug se quedó cada invierno en la corte del rey.
Entonces, un día Gunnlaug encontró a tres hombres en el camino. El que marchaba a su cabeza se llamaba Thorgrim; fue grande y fuerte y dijo: " hombre del Norte, préstame un poco de dinero." Gunnlaug repuso: " casi que no me parece prudente prestarte ya que me eres desconocido. " El otro prosiguió: " te lo devolveré el día fijado. " - " entonces podemos arriesgar, " dice Gunnlaug, y le dio el dinero." Poco tiempo después, Gunnlaug fue a encontrar al rey y le habló de este préstamo de dinero. El rey dijo: " esto te traerá mala suerte; es un individuo de los más malos, un gran bandolero y un vikingo; no tengamos nada que desenredar con él; te restituiré la suma. " Gunnlaug respondió: " seríamos dignos de compasión bien, nosotros, hombres de tu séquito ¡Causamos perjuicio a inocentes y dejaríamos igualmente a gente apoderarse de nuestra propiedad! Esto jamás llegará. “
Poco después, encontró a Thorgrim y le reclamó su dinero. Éste respondió que no le devolvería en absoluto. Entonces Gunnlaug dice esta estrofa:
“¡Modi del ruido de las armas! Es una resolución funesta de tu parte el de retenerme mi dinero; engañaste por tu astucia el que enrojece la punta de la espada. Sabed que me llamo Lengua de Serpiente - no es sin razón que recibí este nombre en mi juventud - veo aquí la ocasión de probarlo. " " Ahora te ofrezco la elección, " dice Gunnlaug; " o me devolverás mi dinero o irás a duelo conmigo al muelle en el plazo de tres noches. " El vikingo se echó a reír y respondió: " nadie todavía tuvo la audacia de retarme a duelo, más de uno sucumbió bajo mis golpes; Sin embargo totalmente estoy dispuesto a aceptar. " Luego de estas palabras se separaron. Gunnlaug le contó al rey lo que había sobrevenido entre Thorgrim y él. El rey dijo: " tú te has comprometido a un asunto muy peligroso, porque este hombre embota el hierro a cualquiera que sea. Vas a seguir mis consejos, Gunnlaug, " añadió el rey, " he aquí una espada que quiero darte; es con aquella que combatirás, pero le mostrarás a tu adversario la que tuviste hasta aquí.
Gunnlaug cordialmente le agradeció.
Entonces, cuando los adversarios se encontraron en el campo cerrado, Thorgrim preguntó a Gunnlaug cuál era la espada con la cual proponía luchar. Éste se la mostró blandiéndola; pero " había atado a su mano la correa fijada sobre la empuñadura del obsequio real. " No temo en absoluto esta arma, " exclamó el vikingo, percibiendo la espada corta, y con su arma golpeó sobre Gunnlaug y estuvo a punto de henderle el escudo de arriba abajo. Gunnlaug devolvió el golpe por medio de la espada que el rey le había regalado; el vikingo creía que su adversario se servía de su arma acostumbrada y se encontraba desarmado; Gunnlaug sin vacilar le dio el golpe de gracia. El rey le agradeció por esta hazaña que le valió mucha gloria en Inglaterra y a lo lejos en otros países.
En primavera, cuando los barcos fueron sacados a flote, Gunnlaug le pidió a rey Ethelred la autorización para volver al mar. El rey quiso saber por qué deseaba volver a viajar. Gunnlaug respondió: " quiero cumplir lo que prometí y proyecté ", y dice esta estrofa:
“El destino quiere que visite los países de tres reyes y los dominios de dos jarls; es la promesa que les hice a los que me dieron el barco. Estaré de vuelta antes de que el heredero del dispensador de las riquezas me regale la capa de dragón del brazo para sostenerle contra el ataque de la Gefn de la espada. " " Que sea así, escaldo, " dijo el rey y le dio una sortija que pesaba siete onzas; " pero me prometerás volver el otoño próximo, porque a causa de tu dirección y a causa de tu coraje no quiero separarme de ti. "

Capítulo 7

Luego de eso, Gunnlaug se hizo a la vela, dejó Inglaterra y se dirigió hacia el norte sobre Dublín. Allí reinaba entonces el rey Sigtrygg, hijo de Olaf Kvaran y de la reina Kormlod. Ocupaba el trono sólo desde hacía poco tiempo. Gunnlaug se presentó en seguida delante del rey para saludarle respetuosamente. El rey lo acogió honradamente. Gunnlaug dice: " tengo una poesía que recitarle, señor, y le ruego que usted me escuche." -
“Hasta este día, " respondió el rey, " nadie tuvo la idea de recitar versos en mi honor; también escucharé -  tu estrofa. " Gunnlaug cantó entonces una canción de la cual he aquí el estribillo:

“Sigtrygg alimenta de cadáveres los caballos de Svara. "

 Él tenía allí también el pasaje siguiente:

“No ignoro a cuál descendiente de la familia real quiero glorificar: es el hijo de Kvaran. El rey no escatimará para mí las sortijas de oro;  Practica la generosidad; el poeta lo espera. ¡Qué el príncipe me diga si jamás oyó un poema más magnífico hecho en su honor! He aquí mi “drapa”. " El rey agradeció por su canto, hizo venir a su tesorero y dice: " ¿cómo voy a recompensar esta poesía?”-" como usted lo quiera, señor, " fue la respuesta. " ¿Cómo encuentras la recompensa, " prosiguió", si le doy dos barcos mercantes? " El tesorero respondió: " Sería demasiado bello; otros príncipes, para recompensar a los poetas, les dan joyas preciosas, una buena espada o sortijas de oro. " Entonces el rey le dio al poeta su traje muy nuevo de escarlata: un vestido con ribetes de oro, un abrigo guarnecido de una piel soberbia así como una sortija de oro que pesa un marco. Gunnlaug agradeció al rey por sus obsequios; todavía se quedó un tiempo en su casa y se dirigió luego hacia Orkneyjar.

En Orkneyjar reinaba en aquella época el jarl Sigurd Hlodvisson. Gunnlaug presenta sus homenaje al jarl y anuncia que tiene una poesía para recitar en su honor .El jarl respondió que deseaba oír su canto y le había llamado hombre de honor. Gunnlaug recitó su verso: era un flokkr bien girado. En recompensa por su canto, el jarl le dio de obsequio una gran hacha incrustada con plata y lo comprometió en quedarse cerca de él. Gunnlaug agradeció el príncipe por su regalo y su invitación, pero declaró que debía ir del lado este a Suecia. Después de eso, se hizo a la mar con vendedores que navegaba rumbo a Noruega, y en otoño abordaron en Test, cerca de Konungahella, en el país de Vik. A partir de allí, Gunnlaug se escoge un guía para hacerse conducir por las montañas de West-Gothland. Continuando su camino, llegaron a un lugar de comercio llamada Skarar. En esta comarca reinaba un jarl del nombre de Sigurd; estaba bastante avanzado en edad. Gunnlaug fue cerca de él para saludarle y le dice que había compuesto un canto en su honor. El jarl atentamente escuchó y Gunnlaug recitó sus versos; era un flokkr. El jarl lo agradeció y lo comprometió a pasar el invierno cerca de él. Gunnlaug aceptó.

Entonces, Sigurd celebró un brillante festín de Yule. En vísperas de la fiesta, vimos llegar del norte, de Noruega, doce hombres enviados por el jarl Eirik y las cargas de obsequios para el jarl Sigurd. Éste los acogió amistosamente y el día de la fiesta los hizo sentar al lado de Gunnlaug. Grandes fueron los regocijos. Los hombres de Gothland declaraban que no había más grande jarl que Sigurd y los noruegos encontraban que Eirik era un príncipe más distinguido todavía. Se siguió una disputa en la cual ambos partidos escogieron a Gunnlaug como árbitro. Entonces Gunnlaug dijo estrofa celta:
“¡Sostenes de Valkiria! Contamos de este príncipe que ha contemplado el mar agitado: ¡es un viejo héroe! En cuanto a Eirik, el fresno victorioso, él vio todavía más olas azules terribles delante del corcel de las flotas en medio del vasto mar en furia”
De una y otra parte estuvimos satisfechos de esta decisión y, la fiesta acabada, los noruegos regresaron a su casa llenos de obsequios.

Capitulo 8

En aquella época reinaba en Suecia el rey Olaf " el sueco ", hijo del rey Eîrik el Victorioso y de Sigrid la Soberbia, hija de Skoglar-Tosti. Era un rey poderoso y distinguido y le gustaba  mucho lo boato[4]. Gunnlaug llegó a Uppsalir en el momento en el que los suecos tenían su thing de  primavera. Él se acercó al rey y lo saludó.  El rey le preguntó quién era. Gunnlaug respondió que era islandés. En la corte del rey Olaf vivía en este momento Hrafn, hijo de Ônund. "Hrafn", dice al rey, « ¿qué rango ocupa este extranjero en Islandia? »Un hombre se levantó de uno de los asientos inferiores y se acercó al rey diciendo “Señor, pertenece a una de las mejores familias y él mismo es un personaje de lo más distinguido. " - " que él venga entonces y tome sitio al lado tuyo, »dijo el rey, Gunnlaug prosiguió: «Compuse una pieza de versos que querría recitarle, señor, y deseo que la oiga.
El rey respondió: «No es el momento de sentarse para escuchar poesías. »

Luego de eso, Gunnlaug y Hrafn comenzaron a conversar y recitaron contando sus viajes. Hrafn contó que desde el verano había ido desde Islandia a Noruega y a principios del invierno desde Noruega a Suecia.
Concibieron la amistad uno por otro. Ahora bien, un día, en  el thing que había acabado sus sesiones, ellos ambos se encontraron, Gunnlaug y Hrafn, en presencia del rey, Gunnlaug dijo: «Deseo que usted escuche mi canto, señor. »- «ahora esto puede hacerse, »respondió el rey. «También querría decir mi poesía, »interrumpió Hrafn, « esto le conviene, señor.» - «estoy de acuerdo, »respondió el rey. «Será mi turno primero, »respondió Gunnlaug si el príncipe consiente en eso. "-" soy yo quien hablo primero Oh, " replicó a Hrafn, " ya que llegué a tu corte antes que él. " Gunnlaug respondió: " ¿Dónde se ha visto jamás que mi padre hubiera debido ceder paso al tuyo? ¿Dónde? De ningún modo ha de ser lo mismo entre nosotros dos. "-" observemos la cortesía, " dice Hrafn; “no discutamos a causa de esto y dejemos al rey decidirlo. "" El rey dijo: " Gunnlaug tendrá la palabra en primer lugar, ya que experimenta tanto despecho si no obtiene satisfacción. " Luego Gunnlaug recitó su verso. Cuando hubo hablado, el rey Olaf repitió: " ¿Hrafn, " dice ", que piensas de esta poesía?”-" pues bien, señor, " dice, este es un poema enfático y feo como el mismo carácter de Gunnlaug. - " ahora tú, Hrafn, recita tus versos, " dice rey Hrafn obedece. Cuando hubo acabado, el rey preguntó: "Gunnlaug" dice, " ¿cómo encuentras esta poesía? "" Gunnlaug respondió: " pues bien, señor, " dice ", es un canto bello como Hrafn mismo, pero insignificante;  por otra parte, añadió ", por qué tienes que componer un flokkr en honor del rey? ¿No te parecía digno de unos versos? " Hrafn respondió: " no discutamos más sobre esto, " él dice ", más tarde posiblemente nosotros tendremos la oportunidad de volver a hablar de ello. " Luego de estas palabras se separaron.

Poco tiempo después, Hrafn fue admitido para formar parte de la corte del rey Olaf y le pidió la autorización para irse al extranjero. El rey se la concedió. Luego, estando a punto de irse, Hrafn se dirigió a Gunnlaug: " es el fin de nuestra amistad, ya que quieres envilecerme aquí delante de los príncipes; el día llegará que te hundiré  en una humillación más grande que aquella que quisiste causarme. " - " Tus amenazas no me emocionan en absoluto, " respondió Gunnlaug, " y jamás tendremos la oportunidad de que yo sea menos considerado que tú. " Hrafn recibió del rey Olaf obsequios magníficos de despedida y se fue.

Hrafn que venía del este llegó a Thrandheim en primavera. Después de haber equipado a su barco, se fue en verano de nuevo para Islandia y atracó en la bahía de Leiruvag, en el norte de Heîd. Sus parientes y amigos se regocijaron de su regreso. Hrafn pasó lo que duraba el invierno en la casa, cerca de su padre. Ahora bien, en el verano, " el hombre de ley " Skapti y Hrafn, el escaldo, vinculados por relaciones de parentesco, se encontraron en el thing. Hrafn dice: " querría obtener tu apoyo para solicitar de Thorstein Egilsson la mano de su hija Helga. " Skapti respondió: " ¿no es la novia de Gunnlaug Lengua de Serpiente?” - " el plazo, " repitió a Hrafn, " al que habían convenido, no ha pasado? Además, su presunción es demasiado grande ahora para que todavía se preocupe de eso. "-" en este caso, " respondió Skapti, " haz bien  como te parezca. "
Después de eso, se fueron con una comitiva numerosa hasta las tiendas de Thorstein que los recibió con benevolencia. Skapti tomó la palabra y dice: " Hrafn, mi pariente, desea casarse con Helga, tu hija; conoces a su familia y su fortuna y sabes que tiene un gran número de parientes y de amigos. " Thorstein respondió: " es la novia de Gunnlaug y quiero mantener todo mi compromiso hacia él." Skapti repitió: " ¿los tres inviernos los que ustedes habían convenido, no han transcurrido ya?” Thorstein respondió: " el último verano no ha pasado y durante este verano todavía puede volver. "-" qué esperanzas nos dejas sobre este asunto, " preguntó a Skapti, " para el caso en el que él no volviera al país? " Thorstein respondió: " volveremos todos aquí en el verano próximo y entonces veremos lo que convendrá mejor hacer; nada sirve discutir a propósito de eso ahora. " Luego de estas palabras, se separaron y dejaron el thing para regresar en su casa.

No fue más un secreto que Hrafn había pedido en matrimonio a Helga, la novia de Gunnlaug, en  el caso en que éste no volviera en el transcurso del verano. Ahora bien, en el thing del verano siguiente, Skapti y los suyos renovaron su pedido con instancia y declararon a Thorstein libre de todos sus compromisos hacia Gunnlaug. Thorstein respondió: " tengo pocas chicas que hay que establecer y no querría que resultara en disputas por la espalda; quiero primero ir a encontrar a Illugi el Negro. " Es lo que hizo. Cuando hubo llegado a la casa de Thorstein dijo: " ¿no te parece que debo desatar todo compromiso hacia Gunnlaug, tu hijo?” - "ciertamente", respondió Illugi, " si lo deseas; además, no puedo decir sobre eso grandes cosas, ya que no conozco exactamente las circunstancias en las cuales se encuentra Gunnlaug. ", Thorstein fue luego a casa de Skapti y decidieron que la boda se efectuaría a principios del invierno, en Borg, en la casa de Thorstein, si Gunnlaug no volvía en absoluto, pero que  Thorstein estaría libre de toda obligación hacia Hrafn, si Gunnlaug volvía al país y venía para cumplir su palabra. Luego de eso, la gente dejó el thing y regresó a su casa. Sin embargo la llegada de Gunnlaug se hacía esperar, y Helga se afligía mucho de estos convenios.

Capítulo 9

Ahora hay que hablar de Gunnlaug. Dejó Suecia para volver a Inglaterra dónde Hrafn, después de haber obtenido obsequios de despedida del rey Olaf, navegó rumbo a Islandia. El Rey Ethelred acogió amistosamente a Gunnlaug que se quedó cada invierno cerca de él y vivió allí en gran honor.

En estos tiempos reinaba en Dinamarca el rey Knut Sveinsson. Acababa de tomar posesión de la herencia paternal y amenazaba sin cesar con emprender una expedición contra Inglaterra, porque el rey Svein, su padre, antes de morir allá, en el oeste, había conquistado un gran reino en Inglaterra. Este país fue gobernado por un príncipe de nombre Meming; era hijo de Strut-Harald y hermano del jarl Sigvald y, bajo el rey Knut, mantuvo por su cuenta el país que Svein había conquistado en otro tiempo.
En el verano, Gunnlang pidió la autorización para irse. El rey le dice: " no conviene que me dejes en el momento en el que tantos disturbios se anuncian aquí en Inglaterra; porque formas parte de mi séquito. " Gunnlaug respondió: " a esto tú lo decides; pero dame el permiso para irme en el verano, si los Daneses no llegan. " “Veremos, " dice al rey. Entonces, el verano pasó así como el invierno siguiente y los daneses no llegaron en absoluto. Luego, en mitad del verano, Gunnlaug obtuvo la autorización solicitada; se dirigió hacia el este, llegó a Noruega y fue al encuentro del jarl Eirik en el país de Thrandheim, en Hladir. El jarl lo acogió bien y lo  invitó a quedarse cerca de él. Gunnlaug le agradeció por sus ofertas, pero declaró que asuntos imperiosos lo  llamaban a Islandia, que quería ver de nuevo a su novia. El jarl dijo: " de momento todos los barcos con destino a Islandia se hicieron a la mar. " “Hallfred, el poeta intratable, " observó uno de los hombres de la corte, " ayer aún se encontraba fuera frente Agdanes " - " es posible, " dice el jarl, " se embarcará aquí en tres noches. " El jarl Eirik hizo entonces conducir a Gunnlaug hasta el barco. Hallfred lo acogió. Pronto un viento favorable sopló del lado de las tierras y estaban de alegre humor. Fue hacia el final del verano. Hallfred le dice a Gunnlaug: " ¿supiste que Hrafn, hijo de Onund, había pedido en matrimonio a Helga a la Bella?” Gunnlaug reconoció que sabía sobre eso algo, pero nada preciso. Hallfred le contó luego lo que conocía y añadió que mucha gente suponía que Hrafn no había sido menos distinguido que Gunnlaug. Entonces Gunnlaug dice la estrofa:

“El tiempo está tranquilo ahora; por otra parte, el viento del este juega violentamente, esta semana, del bosque cortado sobre la lengua de la tierra, me preocupo de eso poco. Lo que temo más, es que no se me considere más valiente que Hrafn; “El disipador del oro no esperará a ver encanecer tus cabellos. " Mi amigo, " dijo entonces Hallfred, " haría falta que tus relaciones con Hrafn tomen un mejor giro que el caso que me ocurrió a mí. Hace algunos inviernos, abordé en Leiruvag; tenía que pagar la mitad de un marco de dinero a un doméstico de Hrafn, pero lo quería retener. He aquí que Hrafn acude con cuarenta hombres, corta los cables y empuja el barco a lo lejos sobre una playa limosa y poco faltó que naufragara. Como consecuencia tengo de dejarle a Hrafn el cuidado de decidir el asunto y le pagué un marco he aquí lo que tuve que discernir con él. “Luego llegaron de allí para hablar de Helga, y Hallfred alabó su belleza. Gunntaug dijo entonces:

“Aunque blanda valientemente el fuego de la tempestad de Thund, No conseguirá ganar el amor de Jörd vestida con su ropa de tela; porque jugamos, cuando éramos más jóvenes, sobre las prominencias diversas del fuego del brazo en el país de los peces del brezo. " “Estos versos están bien dichos, " dijo Hallfred.

Capítulo 10

Atracaron en Melrakkasletta medio mes antes del comienzo del invierno, en un lugar llamado Hraunhofn, y dejaron allí su barco en la orilla.

Había un hombre de nombre Thord; era hijo de un bond de Sletta; tenía la costumbre de provocar a los vendedores luchar cuerpo a cuerpo, y a éstos les daba mucho trabajo su adversario. Pues él convino que Gunnlaug luche contra él. En la víspera, Thord imploró a Thor que le diera la victoria. Al día siguiente, en medio de la lucha, Gunnlaug le dio tal golpe a los pies de Thord, que éste se cayó pesadamente al suelo; pero el pie, en el cual se apoyaba Gunnlaug, se desarticuló y cayó. " es muy posible, " dice a Thord. " Qué en otro asunto no tengas mejor éxito. " - " ¿que quieres decir?” preguntó Gunnlaug. “Hablo de tus altercados con Hrafn Onundarson, que va a casarse con Helga  La Bella a principios del invierno; estaba presente en el Althing, en el verano, cuando la decisión fue tomada. “Gunnlaug no respondió nada. Ajustamos su pie con una venda para ayudarle a recuperarse, pero se hinchó mucho. - Gunnlaug y Hallfred, con su comitiva, dejaron a Sletta, en número de doce, una semana antes del invierno y llegaron a Gilsbakki el sábado por la tarde, en el momento en el que se celebraba la boda en Borg. Illugi se regocijaba por ver de nuevo a su hijo Gunnlaug y a sus compañeros de viaje. Gunnlaug dice que quería ir inmediatamente a Borg. Illugi declaró que esto no era aconsejable y todos ellos, salvo Gunnlaug, estuvieron de acuerdo. Aunque éste no se dejaba ver nada, no podía ir a causa del estado de su pie, y es por eso que el proyecto de viaje no tuvo seguidores. Al día siguiente, Hallfred regresó a su casa en Hreduvatn, en el valle de Nordra, donde Galti, su hermano, administraba la propiedad que les pertenecía.

Capitulo 11

Ahora hay que hablar de Hrafn. Él asistió, en Borg, a su festín de boda y la novia, parece por lo que se cuenta por todas partes, es presa de  tristeza. el proverbio dice la verdad,: " uno se acuerda largo tiempo de las emociones de la juventud. " Era también el caso de ella.
La noticia se difundió mientras que Hungerd, hija de Thorodd y de Jofrid, había sido pedida en matrimonio por un hombre de nombre de Svertîng, hijo de Hafr-Bjorn y nieto de Molda-Gnup. La boda debía efectuarse en el transcurso del invierno, después Navidad, en Skaney. Allí vivía Thorkel, pariente de Hungerd e hijo de Torfi Valbrandsson. La madre de Thorkel era Thorodda hermana de Tungu-Odd.
Hrafn regresó a su casa, en Mosfell, con Helga, su mujer. Entonces, estaban allí desde hacía poco tiempo, cuando una bella mañana, antes de levantarse, sucedió que Helga estaba despierta, mientras que Hrafn dormía. Tenía un sueño agitado. Cuando se despertó, le contó a Helga lo que parecía haber soñado dice:
" yo me figuraba estar en tus brazos, herido por la serpiente del rocío del arco; tu capa, esposa, reaparecía enrojecida por mi sangre; la Njorun de la corte no llegaba más a vendar las heridas que me había hecho la espina trabajada con arte; joven muchacha, ten sabido  que no es un signo de felicidad para Hrafn. " Helga respondió: " jamás me afligiré por eso; indignamente me engañaste; Gunnlaug debe haber vuelto a Islandia; ' " y lloró mucho.
En efecto, poco tiempo después, nos enteramos de la noticia de la vuelta de Gunnlaug. Helga se mostraba muy poco conciliadora hacia Hrafn ya que no podía retenerla en su casa. Regresaron pues a Borg y Hrafn no tenía apenas goce de su matrimonio.
Entonces, durante este invierno, hicimos los preparativos de una boda. Thorkel de Skaney invitó a Mugi el Negro y a sus hijos. Mientras que Illugi se preparaba. Gunnlaug se quedó sentado en la habitación sin tomar ninguna iniciativa. Illugi se le acercó y le dice: " ¿por qué no te preparas?” - " yo no cuento con ponerme en viaje " respondió a Gunnlaug. Illugi repitió: " por cierto, vendrás, mi hijo; ¿no  te tomes tanto las cosas a pecho y no sientas tanto a esta mujer; haz como si no supieras sobre eso nada. ¡Actúa como un hombre! Jamás faltarán las mujeres para ti. “Gunnlaug obedece las recomendaciones de su padre y los invitados fueron a la boda. Para Illugi y para su hijo fueron reservadas los asientos de honor; a Thorstein Egilsson, a Hrafn, su yerno y a los compañeros del novio les asignamos el otro sitio de honor frente a Illugi. Las mujeres se sentaron en los bancos del medio. Helga la bella, había tomado su sitio al lado de la novia. A menudo sus miradas encontraban las de Gunnlaug, y Von reconoció la verdad de este proverbio: «Los ojos de la mujer traicionan el amor que ella siente hacia el hombre. »Gunnlaug fue vestido ricamente; él llevaba la ropa que el rey Sigtrygg le había dado y se distinguía mucho entre otros convidados por la fuerza, el tamaño y la belleza.

Reinaba poca alegría en la fiesta. El día en que los hombres estaban a punto de irse, las mujeres también se disponían a hacer sus preparativos de salida. Entonces Gunnlaug se acercó a Helga, habló mucho tiempo con ella y luego recitó esta estrofa:
«Para Lengua de Serpiente no hay  más día de felicidad bajo el salón de las montañas, desde que Helga la Bella es llamada la mujer de Hrafn; el rubio héroe de la tempestad de las espadas, el padre de la joven muchacha, se preocupó poco de mi discurso; la joven Eir fue vendida por oro.»

Y él continuó:
«Amada Gefn que viertes el vino, debo dar gracias a tu padre y a tu madre - la tierra del fuego de las olas quita al escaldo la alegría de vivir - porque ellos engendraron a Bil que se vuelca a beber. ¿Dónde encontramos todavía un jefe tan soberbio'?  ¿Nacido de hombre, y de mujer?»
Gunnlaug leyó volvió devolvió luego el abrigo que él había recibido de Ethelred; era una pieza de las más preciosas. Ella le agradeció cordialmente. Luego de eso, Gunnlaug salió. Una gran cantidad de caballos acababan de entrar en el corral. Gunnlaug saltó sobre uno de ellos, hizo al galope la vuelta del parque y se dirigió hacia el sitio donde se encontraba Hrafn.  Si bien éste debió aparcar.
 «Por qué retrocedes, Hrafn, » dice él; «no quise causarte ningún susto esta vez; pero sabes de lo que te hiciste culpable. »Hrafn dijo entonces: « ¡Ull del fuego de la mosca qué roe los huesos! ¡Tú qué haces célebres las tropas de Saga! No nos conviene en absoluto reñir por la Fulla del pecho. Rama del combate, hay muchas mujeres también bellas más allá de los mares. Sabio es quien dirige al corcel de las olas.
“Es posible, " respondió Gunnlaug, " que sea así; puede haber allí muchos iguales, pero a mí, no me parece. " En ese momento Illugi y Thorstein acudieron, porque no les gustaba ver venir de allí a las manos. Entonces Gunnlaug dice la estrofa:

«¿La amada Eir de los brazos relucientes fue dada a Hrafn por sus riquezas - la gente dice que él es mi igual, que no me es inferior -mientras que Ethelred, el más valeroso de los hombres, me hizo aplazar mi viaje hacia el oeste a causa del ruido de las espadas; el distribuidor de collares no tiene ganas de hablar largamente. ".» Luego ambos regresaron a sus casas durante cada invierno no hubo nada de nuevo; pero Hrafn no consiguió disfrutar del amor de Helga desde el día en que ésta se había reencontrado con Gunnlaug.

Entonces, en el verano, los habitantes se reunieron en el thing en muy grande número: Illugi el Negro y sus hijos; Thorstein Egilsson y Kollsvein, su hijo; Ônund de Mosfell y sus hijos; Sverting, hijo de Hafr-Bjorn. Skapti todavía era «hombre de la ley» en aquella época. Un día, durante la sesión, en el momento en el que se reunían en el «cerro de la ley» y donde la discusión de los asuntos judiciales había terminado, Gunnlaug pidió que se guardara silencio y se había dicho: «¿Hrafn, hijo de Onund está aquí?» Éste respondió que estaba presente. Gunnlaug continuó: «Sabes que me quitaste a mi novia y que te portaste hacia mí como un enemigo; por este motivo te provoco aquí en el thing y te ofrezco el duelo en el plazo de tres noches, en Oxararholm. »Hrafn respondió: «Esta oferta me gusta; me le esperaba de tu parte, »él dice; «estoy listo para la lucha, tan pronto como quieras.» De parte de uno y de otro los padres desaprobaron esta resolución; pero, en estos tiempos, la ley quería que quienquiera se considerara perjudicado en sus intereses por otro, lo retara  a duelo.

Cuando las tres noches fueron liquidadas, ellos se prepararon para el combate. Illugi el Negro siguió a su hijo a la isla con una numerosa corte. Hrafn y su padre fueron acompañados por el «hombre de la ley» Skapti. Y habiendo Gunnlaug puesto el pie en la isla, él dice esta estrofa:
" he aquí todo préstamo que hay que abordar, la espada al puño, en la orilla arenosa dónde se encuentra la llanura común; qué el dios le dé la victoria al poeta 1 De mi espada chispeante voy a cortar en dos el centro ensortijado del casco del amante de Helga; ¡ separaré del tronco la cabeza de este miserable! " »

Hrafn respondió diciendo la estrofa que he aquí:

 «Poeta, no sabes para quién de nosotros dos está reservada la felicidad de la victoria; ya la hoz de las heridas es lanzada; la punta va a perforar la pierna; la amada que lleva correas, joven viuda abandonada, oirá en el thing alabar el coraje del hombre libre, si igualmente  nos herimos mutuamente.»

Hermund tuvo el escudo de Gunnlaug, su hermano, y Sverting, hijo de Hafr-Bjorn, el de Hrafn. Se había convenido que aquel que estuviera herido podría rescatar su vida por tres marcas  de dinero. Hrafn debía golpear primero, porque había sido provocado. Él golpeó por arriba en el escudo de Gunnlaug; del golpe la lámina se estrelló en dos toda contra la empuñadura y alcanzó la mejilla de Gunnlaug que recibió una herida ligera. En seguida los padres y muchos otros acudieron para interponerse.

Gunnlaug dice:

«Ahora declaro que Hrafn ha sido vencido, ya que está desarmado. »-« y yo, declaro que tú estás vencido, »replicó Hrafn,« ya que estás herido.» A estas palabras, Gunnlaug se encolerizó mucho y exclamó que la cuestión no estaba resuelta. Illugi, su padre, dijo que no había nada más que resolver.« Mi padre, »repitió Gunnlaug, «yo querría encontrarme con Hrafn otra vez, cuando estarás demasiado lejos para venir a separarnos. »Luego, los hombres volvieron a sus tiendas

Al día siguiente, el comité legislativo adoptó una ley que decretaba la abolición de los duelos en Islandia: fue sobre la opinión de todos los hombres más juiciosos. El encuentro de Gunnlaug y de Hrafn es, en efecto, el último duelo que se hubo efectuado en Islandia. Al día siguiente, temprano, Gunnlaug y Hermund partieron de allí para tomar un baño en Oxara; ya ellos vieron llegar sobre el otro borde del río un gran número de mujeres y entre ellas Helga la Bella. Hermund le dice a Gunnlaug: «¿Ves estas mujeres y Helga, tu querida, allí en la otra orilla? »Gunnlaug respondió; «por cierto, la veo,» y él dice la estrofa:


« Ella nació, esta mujer, para instigar la discordia entre los hijos de los hombres; el tronco del combate es causa de eso; yo deseaba ardientemente poseer el árbol de la riqueza. Nada más sirve ahora para contemplar el país de las sortijas de Gunn chispeante, blanca como un cisne – mi vista se nubla en este pensamiento.» Luego ellos atravesaron el río y Helga y Gunnlaug hablaron juntos un tiempo. Cuando ellos salieron del agua, Helga se paró y siguió mucho tiempo mirando a

Gunnlaug que dice esta estrofa:

« La luna de las cejas - chispeante como las miradas alrededor - del Iirist a los trajes soberbios de tela y quien vierte el zumo de las hierbas, irradió sobre mí del cielo resplandeciente de las cejas - y el rayo de las estrellas del párpado que lanzó sobre mí Frid adorno de oro, causó mi desgracia y la de Hlin a las correas.»

 Después de todos estos incidentes los hombres dejaron el thing para regresar a sus casas, y Gunnlaug se quedó en Gilsbakki, en la casa paterna. Entonces, un buen día, despertándose, él comprobó que todos ellos, excepto él, estaban levantados. Ya doce hombres en armas entraron en su habitación. Hrafn, hijo de Onund, había venido. Gunnlaug saltó de su cama en el instante y quiso tomar su espada. Pero Hrafn le dice:

«El objetivo de mi llegada, vas a conocerlo. Me retaste a duelo, el verano pasado, en el Althing y el asunto no te parecía definitivamente resuelto.

Hoy quiero hacerte una proposición: Entraremos al mar, los dos, el próximo verano, y nos iremos a batirnos en duelo a Noruega; - allí nuestros padres no se meterán más. »Gunnlaug respondió: «Hablas como el más valiente de los hombres; acepto tu proposición; mientras tanto Hrafn, te ofrezco aquí entre nosotros la hospitalidad tal que puedes desearla. »« Tu oferta me gusta mucho, »respondió por Hrafn; « pero esta vez debemos regresar sin retraso. »Luego de estas palabras, ellos se separaron. De una parte y de otra, los padres estuvieron vivamente afligidos por este arreglo, pero no podían hacer nada a causa del violento temperamento de los ambos adversarios. Además, él debía estar allí como lo quería el destino.

Capítulo 12

Para volver ahora a Hrafn, él equipó a su barco en Leiruvag. Hay que mencionar aquí a dos hombres que acompañaron a Hrafn: los hijos de su padre Ônund. Uno se llamaba Grim, otro Olaf, y ellos ambos eran unos personajes notables. Todos los parientes de Hrafn encontraban que su salida al extranjero era una gran pérdida; pero él declaró que tenía que retar a Gunnlaug a duelo por la razón de que no tenía ningún disfrute de su matrimonio con Helga y que hacía falta que uno de ellos pereciera de la mano del otro. Luego Hrafn se hizo a la vela hacia alta mar, el viento se había mostrado favorable, y abordó con su barco en Thrandheim. Permaneció allí cada invierno y se quedó, durante todo este tiempo, sin noticia alguna de Gunnlaug; él también lo esperó allí el verano siguiente y pasó todavía el segundo invierno en Thrandheim, en un lugar llamado Lifang.

Gunnlaug Lengua de Serpiente se había decidido a embarcarse con Hallfred, el escalda intratable, al norte, en Sletta. Terminaron sus preparativos muy tarde. Ellos se hicieron a la vela hacia alta mar, tan pronto como el viento le fue favorable, y abordaron en Ork-neyjar poco tiempo antes del invierno. Sobre estas islas reinaba en aquella época el jarl Sigurd Hlodvisson. Gunnlaug se encontró cerca de él en el transcurso del invierno y goza allí de toda su estima.

Hacia la primavera, el jarl hizo los preparativos de una expedición y Gunnlaug resolvió tomar parte. En verano navegaron en los alrededores de las Hébridas y de los fiordos escoceses y mondan numerosos combates. Por todas partes donde ellos llegaron, Gunnlaug se mostró como un compañero excesivamente valiente e intrépido y como un guerrero de los más experimentados. El jarl Sigurd regresó temprano durante el verano, mientras que Gunnlaug se embarcó en compañía de vendedores que hacían vela para Noruega. Sigurd y Gunnlaug se separaron en medio de grandes manifestaciones de amistad. Gunnlaug se dirigió hacia el norte, del lado de Hladir, en el país de Thrandheim, para visitar al jarl Eirik y llegó a su casa a principios del invierno. El jarl lo acogió amistosamente y lo invitó a quedarse cerca de él. Gunnlaug aceptó. El jarl había conocido lo que fue de sus altercados con Hrafn y dio a conocer a Gunnlaug que les prohibía expresamente pelearse en su territorio. Gunnlaug reconoció que tenía el derecho de tomar una decisión semejante; sin embargo se quedó allí cada invierno, pero se mostraba siempre taciturno.

Un buen día pasó que Gunnlaug salió acompañado por su pariente Thorkel. Ellos dejaron la propiedad y se adelantaron hasta dentro del campo, donde vieron a un grupo de hombres formando un círculo y, en medio, dos individuos en armas que se ejercitaban en el combate. Los dos se hacían llamar Hrafn uno y el otro Gunnlaug. Los espectadores hacían la observación que los islandeses apenas golpeaban con vigor y eran lentos en el discurso. Gunnlaug percibió que era sólo una burla destinada a llenarlo de vergüenza y se retiró sin decir una palabra. Poco tiempo después de esto, dio a conocer al jarl que no estaba dispuesto a soportar más tiempo los insultos y las burlas a las cuales la gente de su entorno se entregaba por el tema de su disputa con Hrafn y le rogó darle un guía para conducirlo al interior del país, a Lifang. Entonces el jarl sabía que Hrafn había dejado Lifang para ir de allí hacia Test, en Suecia; también concedió a Gunnlaug la autorización de ponerse en camino y le dio a dos guías para acompañarle en su viaje, Gunnlaug se fue pues de Hladir, con seis compañeros, para ganar Lifang. Él llegó allá por la noche del mismo día cuando Hrafn había dejado de madrugada esta en compañía de cinco hombres de allí, Gunnlaug se dirigió a Vcradal y llegaba siempre a la tarde al lugar donde Hrafn había estado la noche precedente. Gunnlaug continuó su viaje hasta la última granja del valle y que se llamaba SULA «la Columna». Hrafn se había ido de allí por la mañana. Entonces Gunnlaug no se detuvo más por el camino; él siguió por el camino inmediatamente durante la noche, y al día siguiente, al despuntar el día, ellos se vieron uno al otro. Hrafn había llegado a un lugar donde había dos lagos entre los cuales se encontraba un terreno llano conocido bajo el nombre de «llano de Gleipnir»; en uno de los lagos se adelantaba una pequeña franja de tierra llamada Dinganes. Es sobre este promontorio que se instalaron Hrafn y sus compañeros; ellos eran cinco en total. Entre ellos se encontraban particularmente sus parientes Grim y Olaf. Tan pronto como los adversarios se encontraron, Gunnlaug dijo: «Está feliz que nosotros nos hayamos encontrado. »-« No veo allí ningún inconveniente, »respondió Hrafn; «ahora tienes la elección, » «haz como lo oyes; ¿quieres que nosotros todos combatamos o nosotros dos solamente? »Gunnlaug declaró que le gustaba tanto una manera como la otra, en ese momento, Grim y Olaf, los parientes de Hrafn, intervinieron diciendo que ellos no entendían el punto de quedarse inactivos durante la lucha. También fue la opinión de Thorkel el Negro, pariente de Gunnlaug. Entonces Gunnlaug les dice a los guías del jarl: tienen que quedarse sentados en esta plaza y no ayudarán a ninguno de los bandos con el fin de poder dar cuenta de las peripecias de nuestro combate. »Es lo que ellos hicieron. Luego de eso la lucha comenzó y ellos todos lucharon valientemente. Grim y Olaf se precipitaron juntos sobre Gunnlaug solo y el combate acaba por la muerte de ellos dos, matados por Gunnlaug que no recibió ninguna herida. Este hecho es atestiguado por Thord Kolbeinsson en el canto que compuso sobre Gunnlaug Lengua de Serpiente:

Antes de atacar a Hrafn, Gunnlaug de su espada cortante mató a Olaf, valiente en el tumulto de Gondul, y a Grim también; el valiente, salpicado de sangre, se hizo el asesino de tres hombres intrépidos; el UII del corcel de las olas derribó a los guerreros. »Durante este tiempo, Hrafn y sus hombres se medían con Thorkel el Negro, pariente de Gunnlaug. Thorkel cayó bajo los golpes de Hrafn y dejó la vida. Finalmente, cuando todos sus compañeros sucumbieron, ambos adversarios se atacaron en un asalto furioso, lanzándose con violencia uno contra otro y se dieron mutuamente grandes golpes. Gunnlaug se servía de la espada que le había dado Ethelred; era un arma excelente. Por medio de esta espada él le da finalmente a Hrafn un golpe tan vigoroso que le cortó un pie. Sin embargo éste no cayó por esta causa; él se retiró hacia el tronco de un árbol y se apoyó allí. Entonces Gunnlaug dijo: «Tú he aquí incapaz de luchar, »él dice; «tampoco quiero pelearme más tiempo con un hombre mutilado como lo eres. Hrafn respondió: «es verdad, »dice", que la suerte me jugó muy feo; sin embargo, si pudiera beber, esto todavía me haría bien. » - « Pero no me engañes, »recuperó Gunnlaug,« si te doy agua en mi casco. « Hrafn respondió: «No te engañaré. »luego de eso, Gunnlaug fue hasta la orilla de un arroyo, sacó agua en su casco y lo dio a Hrafn. Éste tendió la mano izquierda y de la espada que tenía en la mano derecha golpeo en la cabeza de Gunnlaug que recibió una herida muy grave, «me engañaste indignamente, »exclamó Gunnlaug, y actuaste de modo tan infame que confié en ti. »Hrafn respondió: «Es bien cierto; pero lo que me incitó a hacerlo, es que no soporto que abraces a Helga la Bella. »En esos momentos, se atacaron de nuevo con rabia y la lucha acabó con la victoria de Gunnlaug sobre Hrafn. Este último dejó allí la vida. Los guías del jarl se adelantaron y vendaron la herida que Gunnlaug llevaba a la cabeza. Él se sentó, entretanto y dice esta estrofa:

 « El valeroso que suscita la tempestad de las armas, Hrafn, el tronco del asalto, este campeón, verdadera muralla del ejército, nos atacó muchas veces valientemente en medio del estruendo de las lanzas; aquí, sobre los peñascos de Dinganes, las espadas se estremecieron violentamente esta mañana alrededor de Gunnlaug.»

Después ellos enterraron a los muertos; ayudaron luego a Gunnlaug a montar a caballo y volvieron con él hasta Lifang. Quedó allí acostado tres noches todavía y recibió las bendiciones supremas de la mano del sacerdote. Él murió entonces y fue inhumado cerca de la iglesia. Todo el mundo reconoció que era muy lamentable que Gunnlaug y Hrafn ambos hubieran encontrado la muerte en esas circunstancias.

Capítulo 13


Entonces, en el verano, antes de que la noticia de estos hechos fuera conocida en Islandia, Illugi el Negro, que se encontraba entonces en su casa, en Gilsbakki, tuvo un sueño. Durante el sueño, le parecía ver a Gunnlaug todo cubierto de sangre aparecer delante de él y que decía durante su sueño esta estrofa en su presencia: (Illugi, al despertar, procuró recordar los versos y los comunicó luego a los demás).

Yo supe que Hrafn me golpeó con el pez que resuena sobre la coraza y del cual su empuñadura es guarnecida de aletas; pero la punta acerada perforó la pierna de Hrafn. Entonces el águila que desgarra los cadáveres se deleitó en el mar de mis heridas calientes; el palo de combate de Gunn se hendió en la cabeza de Gunnlaug,

La misma noche, pasó que en el sur, en Mosfell, Onund tuvo un sueño; él creyó ver a Hrafn acercarse a él todo ensangrentado y que recitaba esta estrofa:

 Roja estaba mi espada cuando el sesgo de la espada me golpeó de su arma; los monstruos del escudo fueron probados sobre los escudos más allá de los mares. Tal parecer que las aves de la sangre totalmente ensangrentadas nadaban en sangre por encima de mi cabeza; los buitres de la sangre ávidos de heridas pudieron una vez más sumirse en el flujo de las heridas. »

El verano siguiente, en el Althing, Illugi el Negro le dice a Onund en el " cerro de la ley ": " ¿Qué compensación vas a darme por mi hijo, »dice", ya que Hrafn, tu hijo, te engañó a pesar de su promesa? «Onund respondió: «No considero de ninguna manera, »él dice", tener que conceder una indemnización; su encuentro ya me causó mucho dolor; además, no te reclamaré tampoco multa por mi hijo. »Illugi prosiguió:« En ese caso, uno u otro de tus parientes y miembros de tu familia, sin que sospeche, sufrirá las consecuencias. »También, después del thing, durante el verano, Illugi no dejó de estar muy triste.

En otoño, según lo que se cuenta, Illugi dejó su casa de Gilsbakki con treinta hombres y llegó a Mosfell de madrugada. Onund se refugió en la iglesia con sus hijos; sin embargo Illugi se apoderó de dos de sus parientes los cuales uno se llamaba Bijorn y otro Thorgrîm. Él hizo dar muerte a Bjorn y cortar un pie a Thorgrîm. Después de estas hazañas Illugi regresó a su casa y Onund no obtuvo ninguna compensación. Hermund, segundo hijo de Illugi, estaba vivamente afectado por la muerte de Gunnlaug, su hermano; a éste no le parecía suficientemente vengado, hasta después de todo lo que acabaría por llegar. Entonces, Onund de Mosfell tenía un sobrino de nombre Hrafn. Era un gran navegante; él poseía un barco que encallaba en Hrutafjord. En primavera, Hermund, hijo de ïllugi, dejó a solas la casa paternal, se dirigió hacia el norte, sobre Holtavor-duheîd, y de el allí hacia Hrutafjord y llegó a Bor-deyr cerca del barco mercante. Éstos estaban dispuestos justamente a irse. Hrafn, el piloto, se encontraba sobre la orilla con numerosos compañeros. Hermund se acercó a él, lo traspasó con su espada y se fue en seguida de nuevo. Este acto golpeó de estupor a todos los que se encontraban con Hrafn. Ninguna multa fue pagada por este homicidio. Así es como se acabó la disputa de Illugi el Negro y de Onund de Mosfell. Thorstein Egilsson se casó con Helga, su hija, un tiempo más tarde, con un hombre llamado Thorkel; éste era hijo de Hallkel y vivía en Hraundal. Helga lo acompañó a su morada; pero ella no llegaba a gustarle mucho, porque no podía separar sus pensamientos de Gunnlaug, aunque haya muerto. Sin embargo Thorkel era como persona un hombre notable; él tenía muchos bienes y era buen poeta. Ellos tuvieron un bastante número de niños. Uno de sus hijos se llamaba Thorarin, otro, Thorstein; ellos todavía tenían varios más. El placer más grande de Helga, era el de  desplegar el abrigo  que Gunnlaug le había hecho presente y de contemplarlo largamente. Un día, él se esparció una enfermedad grave en el dominio de Thorkel y de Helga, y mucha gente sufrió por esto mucho tiempo. Helga también padeció de la enfermedad, pero no se acostó en absoluto. El sábado por la tarde, estando sentada en la habitación de su vivienda, ella dejó caer la cabeza sobre las rodillas de Thorkel, su esposo, y envió a buscar el abrigo que le había dado Gunnlaug. Cuando se  lo trajeron, ella se incorporó, extendió el abrigo frente a ella y lo contempló durante un tiempo. Pronto ella se dejó caer sobre los brazos de su marido; había muerto. Thorkel dice entonces esta estrofa:

Tomé en mis brazos el árbol de la serpiente del brazo, mi esposa excelente y muerta. El dios quitó la vida a la Lofn de los trajes de tela... Sin embargo, sobrevivirle todavía es más penoso para el ávido buscador de oro.

Helga fue enterrado cerca de la iglesia. Thorstein continuó viviendo en este lugar. Ellos todos lamentaron vivamente, como podíamos esperarlo, la muerte de Helga. Tal es el fin de esta saga.

FIN




[1] Godord :noun (historical) The state or authority of a godi. Etymology: From Icelandic goíorí.
The word 'godord' has two definitions. Godord represented a group of men. These men gave allegiance or alliance to a specific godi. A godi is the leader or chief who constructed a place of worship for his pagan followers. The godord was also a collection of rights, the right to represent the law making body of Iceland. http://mises.org/article.aspx?Id=1121
[2] The bondes were bound to build all the houses the king required upon his farms. Of every seven males one should be taken for the service of war, and reckoning from the fifth year of age; and the outfit of ships should be reckoned in the same proportion. Every man who rowed upon the sea to fish should pay the king five fish as a tax, for the land defense, wherever he might come from. Every ship that went out of the country should have stowage reserved open for the king in the middle of the ship. Every man, foreigner or native, who went to Iceland, should pay a tax to the king. And to all this was added, that Danes should enjoy so much consideration in Norway, that one witness of them should invalidate ten of Northmen.
[3] Unidad monetaria.
[4] Ostentación en el porte exterior. R.A.E



algunas genealogías de la saga 

ilustraciones originales de la saga

 

 

Share on Google Plus

About Gaby F

lectora, estudiosa de la historia antigua, especialmente la mitología germánica, indoeuropea. ".
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 berserkers opinando: