Los Dichos de Hámdir - Edda Mayor

LOS DICHOS DE HÁMDIR

(Hamdismál)

1 A la puerta llamaron amargas nuevas,
llanto de elfos, los faltos de gozo;
al alba temprana dolores avivan,
cualquiera que el hombre desdicha tenga .

2 No ahora ocurrió ni tampoco ayer,
que ya desde entonces pasó mucho tiempo
- ¡Poco ha de haber la mitad de antiguo-,
que a sus jóvenes hijos Gudrun instó,
la nacida de Giuki, a vengar a Svánhild.

3 «Hermana tuvisteis llamada Svánhild;
Jormunrekk la mató, la pisó con caballos,
los blancos y negros, en ancho camino,
los grises, llevados, corceles godos.

4 ¡Mal os dejaron, oh reyes de pueblos!
i A nadie más tengo que sólo a vosotros!

5 Sola yo estoy como el tiemblo en el bosque ,
de parientes robada como el pino de ramas,
despojada de gusto como de hojas el árbol
cuando día de sol pela-ramas lo coge.»

6 Así dijo Hámdir, el grande en valor:
«Ensalzaste tú menos, Gudrun,
los hechos de Hogni
el día que a Sígurd del sueño sacaron;
en el lecho estabas; los matadores rieron.

7 Tintas en sangre nadaron tus colchas,
las blancas y azules que bien se tejieron;
muerto fue Sígurd, allí con su cuerpo
quedaste sin gozo. ¡Te lo quiso así Gúnnar!


8 Por vengarte de Atli acabaste con Erp
y a Éitil mataste. ¡ Lo sufriste tú más!
i De manera se use la espada mordiente
que pegue en el otro y no en uno mismo! »

9 Así dijo Sorli -ágil la mente tenía-:
«No con mi madre querré discusión,
mas algo yo pienso que aún no dijisteis:
¿Qué es lo que buscas, Gudrun,
que luego no llores?

10 Tus hermanos lloras y buenos tus hijos,
cercanos parientes que en lucha cayeron.
¡También a nosotros, Gudrun, nos has de llorar!
¡Marcados de muerte montamos!
¡Lejos allá moriremos!»

11 Llenos de rabia de casa salieron;
por las húmedas peñas los jóvenes fueron
la muerte a vengar, en sus hunos caballos.

12 Por la senda encontraron al sabio atrevido .

Hámdir dijo:

« ¿ Cómo el negrucho nos piensa ayudar?»



13 Respondió el de otra madre que ayuda la misma
que al otro da un pie a sus parientes daría.

Hámdir dijo:

« ¿ Qué ayuda ninguna el pie da al pie
ni la mano a la mano del cuerpo colgando?»


14 Allá dijo Erp, aquella vez sola,
-glorioso se erguía en su jaca montado-:
« i Cuesta a cobarde mostrarle camino! »
Era, dijeron, muy bravo el bastardo.

15 De la vaina sacaron el hierro envainado,
la espada cortante que alegra a la ogresa ;
un tercio mermadas dejaron sus fuerzas,
al joven pariente allá lo mataron.


16 Sacudieron los mantos, se ciñeron los hierros,
vistieron los nobles sus galas de púrpura .


17 Camino siguieron por lúgubres sendas,
herido al sobrino en la horca vieron,
en el árbol del lobo al viento,
el frío, al oeste de casa;
rebullía el reclamo de grullas ,
no les dio gusto quedarse.


18 Bulliciosa en la sala los hombres bebían;
los godos corceles no oyeron llegar
hasta ya que el valiente avisó con el cuerno.


19 A decirle fueron a Jormunrekk
que habíanse visto hombres con yelmos :
« i Alertas estad! ¡Príncipes llegan!
¡ De grandes señores la hermana matasteis! »


20 Rió Jormunrekk, se atusó los bigotes,
..............................se creció con el vino,
revolvióse los negros cabellos,
su claro escudo miró
en la mano girando su copa de oro:

21«Dichoso estaría si aquí en mi sala
pudiera yo ver a Hámdir y Sorli:
con cuerdas de arco ataré a los mocitos,
en la horca a los nobles pondré,
a los hijos de Giuki.»

22 La gozosa en su fama en mitad de los héroes,
la fina de dedos, al hijo le habló:
«¡Cosas prometen que mal se cumplen!
¿Podrían dos hombres atar o matar
diez cientos de godos en la alta sala?»

23 Hubo en la casa alboroto, rompiéronse copas;
guerreros por tierra yacían
en sangre de pechos godos.


24 Así dijo Hámdir, el grande en valor:
«A tu sala querías, oh Jormunrekk,
que los dos de una madre a verte viniéramos;
ahora tus piernas, ahora tus brazos
los ves, Jormunrekk, al fuego ardiente lanzados.»


25 El de estirpe divina, el Bálder de cota ,
entonces rugió como el oso ruge:
« ¡A pedradas matadlos, pues lanza no muerde
ni filo ni hierro a los hijos de Jónak! »

26 Así dijo Hámdir, el grande en valor:
«¡Malo que abrieses, hermano, el talego ,
conviene el talego dejarlo callado! »


Sorli dijo:

27« Valor sí que tienes, Hámdir, mas no tanto seso,
¡Grave carencia que falte cordura! »

Hámdir dijo:

28 «Sin cabeza estaría si Erp viviese,
nuestro hermano el feroz
que en la senda matamos,
el hombre atrevido, señor inviolable.
¡Muerte le di, me lo urgieron las disas! »

Sorli dijo:

29 « ¡No como lobos haremos nosotros
entrando los dos en disputa,
como hacen de nornas los grises perros
que el yermo voraces moran!

30 Bien peleamos; como el águila en alta rama,
asi sobre cuerpos estamos
de godos caídos por armas.
¡ Gloria alcanzamos famosa,
que ahora muramos o ayer!
¡No vive el hombre una tarde
más que las nornas quieran! »

31 Mataron a Sorli al pie del hastial
Hámdir fue muerto, detrás de la casa.



Estos son los que llaman Los Antiguos Dichos de Hámdir.

Fuente
Share on Google Plus

About Unknown

lectora, estudiosa de la historia antigua, especialmente la mitología germánica, indoeuropea. ".
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 berserkers opinando: